Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una joven borracha intenta humillar a un chico negro y hace el ridículo

En unos de los autobuses número 29 que recorren Londres, una mujer subió al transporte público con evidentes síntomas de ebriedad. Los pasajeros que se encontraban en sus asientos no podían dar crédito del espectáculo estaban viendo, pues la joven comenzó a insultar y agredir a los presentes en el autobús.

La mujer comenzó a gritar, a recriminar cosas a los asistentes aunque todo cambió cuando inició una guerra dialéctica con un chico. El joven era negro, algo que a la chica le pareció molesto y comenzó a discriminarlo en público. El chico, que en ningún momento previo le hace caso, no pudo soportar tal ridículo y contestó, entrando en una batalla chillidos entre ambos.

Pero el momento cumbre llega cuando la chica se sube a uno de los escalones con asientos del autobús e intenta propinar una patada voladora. Su idea fracasó, pues debido al peso de la chica, la poca potencia en el salto y el estado de embriaguez cayó de espaldas al suelo. Los pasajeros no se lo podían creer y la ayudaron a levantarse.

Finalmente, la chica se levanta y le da un guantazo en la cara al pasajero discriminado. Éste, cansado de tal espectáculo, aprovecha la apertura de las puertas del vehículo para tirarla a la calle y echarla del autobús.