Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La inspección de libros de texto catalanes podría empezar a partir de septiembre

La nueva consejera de Enseñanza ve "oscurantismo y censura franquista" en la medida
La inspección de libros de texto catalanes anunciada en mayo no ha empezado y podría llevarse a cabo a partir del mes de septiembre o a final de año, si bien "no es una prioridad" del Gobierno, según ha explicado a Europa Press el jefe de la comisión de libros de texto del Gremi d'Editors de Catalunya, Antonio Garrido.
"No vemos prisa: en algún momento nos pedirán los libros", ha asegurado Garrido, que ha depositado máxima confianza en la profesionalidad de editores y autores de las publicaciones, por lo que no prevé problemas.
Aunque el Ministerio de Educación mantiene su intención de llevar a cabo esta revisión que anunció como urgente, Garrido resta prisa al anuncio, y ha destacado la existencia de contactos habituales de la Asociación Nacional de Editores de Libros y material de Enseñanza (Anele) --cada dos o tres meses-- con las administraciones.
De hecho, ha hablado de una reunión general de representantes de Anele y del Ministerio en septiembre, después de que el secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, encargara un "informe detallado y urgente" a la alta inspección sobre los libros de texto en varias comunidades autónomas, entre ellas Cataluña, por planteamientos ideológicos partidistas.
Ante esta situación, la nueva consejera de Enseñanza de la Generalitat, Clara Ponsatí, ha visto "oscurantismo y censura franquista" en la orden de inspeccionar las publicaciones, y ha situado la decisión en una mera operación de propaganda.
"GEOGRAFÍA DE CATALUÑA"
"No se entiende por qué se escandalizaron tanto de que se pusiera el foco en la geografía de Cataluña. Esto pasa en todo el mundo, que todas las materias se explican en referencia al entorno inmediato", ha argumentado la consejera.
A su juicio, "puede haber libros de texto mejores o peores, pero no es trabajo de nadie el de censurar libros, es inaudito, incluso, si hubiera libros que estuvieran muy mal".
"INSTINTOS AUTORITARIOS"
"Nuestro trabajo es educar a maestros que tengan claro que los libros de baja calidad no se deben utilizar", y ha cargado contra los instintos autoritarios, que ha dicho que mantiene el Gobierno.
"Nuestra postura es que el departamento de Enseñanza no hace censura de los libros de texto, no vigila las editoriales, no vigila a los profesores cuando escogen libros de texto", ha aseverado Ponsatí.
Se trata de una "operación propagandística que nos sorprende porque creemos en la libertad de expresión y la libertad académica", ha opinado Ponsatí, que ha acusado al Gobierno de mantener el sistema educativo catalán bajo una situación de libertad vigilada.