Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidos trece inmigrantes llegados en una patera a la costa mallorquina de Santanyí

La Guardia Civil ha localizado esta madrugada a trece ciudadanos extranjeros en la costa del municipio de Santanyí que han entrado de forma ilegal en España, presumiblemente a bordo de una patera.

Una vez finalizadas las diligencias pertinentes, esta mañana han sido puestos a disposición del Cuerpo Nacional de Policía.
Una patrulla de la Guardia Civil de Santanyí tuvo conocimiento este sábado sobre las 6:30 horas de la presencia de una embarcación a la deriva a unos 400 metros de la costa, en cuyo interior se hallaron restos de ropa, bidones para combustible y víveres.
De inmediato, se desplegó un dispositivo de reconocimiento en la zona por mar y tierra y se encontraron nuevos restos de ropa y, a escasos metros de la costa, un motor de barca fuera borda, hundido.
En la madrugada de este domingo el dispositivo puesto en marcha por la Guardia Civil ha permitido localizar e interceptar a trece varones (tres de ellos supuestamente menores de edad), localizados entre las 4:30 de la madrugada y las 8:30 horas en diversos puntos de la geografía comprendida entre los puntos de Cala Figuera y Santanyí.
En el dispositivo llevado a cabo por la Benemérita han intervenido un helicóptero y el Servicio Marítimo.
Los trece extranjeros localizados han sido trasladados al PAC de Santanyí donde se les ha realizado un reconocimiento médico.
Posteriormente han sido puestos a disposición de la Brigada de Extranjería de la Policía Nacional, que iniciará el expediente de devolución correspondiente.
En un plazo de 72 horas serán trasladados a un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) disponible en la Península.
La embarcación localizada a la deriva tiene unos cinco metros de eslora y es de color blanco. Es la primera de estas características que llega a las costas de Baleares en lo que va de año.
En 2014 lo hicieron dos similares, una en Cabrera en junio y la otra en Navidad en la misma zona de Cala Figuera-Santanyí.