Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El incidente de tráfico de Aguirre se resolverá con un juicio de faltas

Imagen de Archivo de Esperanza AguirreEFE

El juez de Instrucción número 14 de Madrid, Carlos Valle, ha decidido que el incidente de tráfico que sufrió el pasado 3 de abril la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, se resuelva con la celebración de un juicio de faltas en los Juzgados de Plaza de Castilla, han informado fuentes jurídicas.

Tras recibir el atestado policial por este incidente, el magistrado incoó diligencias para investigar lo sucedido después de que la expresidenta de la Comunidad de Madrid fuera multada por parar el coche en un carril bus de la Gran Vía y se fuera sin el permiso de los agentes, quienes han asegurado que no aportó la documentación requerida.
Las mismas fuentes han señalado que previsiblemente el juez emitirá esta misma semana un auto en el que motivará su decisión para que se celebre un juicio de faltas previsiblemente por una falta contra el orden público, lo que acabaría finalmente en el pago de una simple multa en el caso de declararla culpable. En la resolución, se señalará la fecha de la vista que se celebrará en los juzgados ordinarios.
La Fiscalía de Madrid se inclinaría también por transformar las diligencias abiertas en un juicio de faltas y no por un procedimiento abreviado por un delito de desobediencia, que implicaría la celebración de un juicio en los Juzgados de lo Penal con una petición de pena de prisión.
Este magistrado es conocido, entre otras cosas, porque hace dos años, el Consejo General del Poder Judicial le abrió unas diligencias informativas a raíz de una queja presentada por la Organización Médica Colegial.
La protesta se produjo después de que este magistrado se negara a la extracción de órganos de la joven Belén Langdon, una de las víctimas de la fiesta celebrada en el Madrid Arena. El juez estaba entonces de guardia y se negó a autorizarlo. Finalmente, se archivó la queja.