Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los huevos contaminados con pesticida prohibido que atragantan a Europa

Los huevos contaminados con pesticida prohibido que atragantan a EuropaReuters

Se extiende la crisis por los huevos contaminados con el insecticida tóxico friponil. Holanda y Alemania fueron los primeros focos detectados y ahora se ha sabido que también Bélgica se ha visto salpicada. Suecia, Suiza, Alemania, Francia y el Reino Unido se encuentran entre los países más afectados.

El inicio del caso se remonta al pasado 3 de agosto, cuando las autoridades holandesas y alemanas lanzaron la señal de alerta al invitar a la población a no consumir huevos con unos códigos de identificación determinados por contener friponil, un insecticida prohibido en la UE en 2013 que puede provocar daños en los riñones, el hígado y la glándula tiroides. En los países afectados ya se han retirado millones de huevos de los puntos de venta.
En las últimas horas, la Comisión Europea ha asegurado a los consumidores europeos que pueden comer huevos "con seguridad" tras la alerta alimentaria. "Las granjas (afectadas) han sido identificadas, los huevos contaminados han sido rastreados y retirados del mercado y la situación está bajo control", ha explicado por su parte la portavoz del Ejecutivo comunitario Anna-Kaisa Itkonen.
La autoridad responsable de la Seguridad Alimentaria holandesa (NVWA) recomendó este lunes a la población no consumir los huevos con el código NL-40155XX por su elevada concentración del insecticida fipronil
El origen de la contaminación parece que fue una empresa en Bélgica situada en Ravels, cerca de la frontera con Países Bajos, que comercializa productos de limpieza especializados para granjas avícolas.
Las autoridades alemanas también han retirado del mercado más de un millón de huevos importados de Bélgica y Países Bajos, país que denunció la contaminación a través del sistema de alerta rápida de la UE a finales de julio.