Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La increíble transformación de Ryan: Rescatado de un orfanato con 7 años y 3 kgs

huérfano adoptado Bulgaria,transformación niño adoptado,Ryan Morsecuatro.com

Priscilla y su marido, David, atravesaron el océano para salvar a Ryan, un niño de siete años abandonado a su suerte en un orfanato de Bulgaria. Las fotos del pequeño, en un estado avanzado de desnutrición conmovieron a la pareja que decidió adoptarlo en 2014. Dos años después la transformación es evidente: Ha pasado de los tres kilos y medio de peso a ser un niño normal, que sonríe y habla.

La pareja estadounidense, residente en Tennesse, ya tenían dos hijos biológicos: Dylan de 13 años y Jack, de siete, pero también habían adoptado a otro niño en Rusia en 2012, McKenzie, síndrome Down y con un problema cardíaco congénito.
Así que cuando en 2014 vieron las fotos de Ryan, pequeño y esquelético por la desnutrición decidieron que también lo adoptarían, según ha publicado el Daily Mail.
En octubre de 2015 volaron a Bulgaria para finalizar el proceso de adopción y llevarlo a su nueva casa, donde lo curarían. Ryan pesaba con siete años solo tres kilos y medio, no andaba, ni hablaba.
La pareja confiesa que tenían mucho miedo de que Ryan muriera antes de que pudieran adoptarlo.
"La primera vez que lo vio era de miedo. Era hueso y piel, literalmente, como un esqueleto. Lo primero que me pasó por la cabeza es que iba a morir", contó su madre adoptiva a los medios.
Cuando el pequeño llegó a EEUU en noviembre fue ingresado en un centro hospitalario de Vanderbilt, donde comenzaron un tratamiento para recuperarlo y alimentarlo a través de una sonda. Le advirtieron que podía morir.
Desde noviembre de 2015 hasta ahora, Ryan ha ido ganando peso y vida. Ha cambiado el color de sus ojos, de su pelo.  Ha aprendido a reír y hablar. Es un niño distinto.
El pequeño sigue bajo seguimiento médico, porque podría sufrir como secuela daño cerebral.
huérfano adoptado Bulgaria,transformación niño adoptado,Ryan Morse