Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El horror de los calcinados en la carretera 236

Decenas de portugueses murieron en su coche. Al ver que el fuego cercaba su pueblo intentaron huir. Pero la carretera se convirtió de pronto, de un momento para otro, en una ratonera, en una trampa mortal de la que no pudieron escapar. Desde el aire alcanzamos a ver la inmensidad de la tragedia en que se convirtió la carretera de la muerte, una vía estrecha, que zigzaguea entre laderas pobladas de eucaliptos y pinos. Las decenas de personas que encontraron allí la muerte decidieron huir porque el fuego llegaba a sus casas. Pero se vieron atrapados en un callejón sin salida.