Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hielo suele ser más duro que la cabeza...

Unas copas de más y una sobredosis de autoestima disparada pueden chocar con algo duro y frío. El hielo, por ejemplo, sería un obstáculo insalvable cuando está bien templado.

Este chico alemán pretende superar el reto entre las bromas y las risas que se escuchan de fondo.
Su objetivo es lanzarse desde el borde de la piscina y romper el hielo congelado que cubre la superfie. Todo ocurre bastante rápido, aunque hay una previa de alarde-musculito-yosíquepuedo.
El impacto contra el frío elemento es...doloroso. Los testigos se ríen, pero el protagonista de la 'hazaña' no creemos que vuelva a intentarlo.