Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco hábitos que dañan tus manos

Uma ThurmanGtres

Los problemas en los dedos, manos o muñecas ocurren con mayor frecuencia mientras realizas actividades deportivas o recreativas, tareas relacionadas con el trabajo o caídas accidentales, afirma la School of Medicine and Public Health de la University of Wisconsin.

Pero en gran medida también te afectan los hábitos que realizas de manera cotidiana y que crees que son inofensivos, según noticias24.com. Estos son los más significativos:
1. Teclear muy rápido: Si tu trabajo implica pasar mucho tiempo escribiendo en la computadora, estás realizando demasiado esfuerzo con las articulaciones u otros tejidos, el exceso puede provocar tendinitis, que ataca principalmente los dedos, afirma la University of Chicago Medicine.
2. Limar las uñas: Lucir unas uñas bellas siempre es agradable, pero limarlas diario es uno de los factores que contribuyen a que las puntas de tus dedos se dañen, debido a que dañas la piel que se encuentra inmediata, afirma un estudio publicado en el Journal of Physical Biology.
3. Crujir los dedos: Aunque no hay evidencia que avale que tronarse los dedos provoque artritis, el agrietamiento de los nudillos repetidamente a lo largo de muchas décadas puede dañar el cartílago que cubre la articulación, apunta Claudia Hammond, experta en temas de salud.
4. Morderse las uñas: Este hábito, que regularmente se da por nerviosismo, puede terminar en enrojecimiento, dolor, inflamación e incluso infección de la zona de piel que rodea a la uña, indica Rochelle Torgerson, dermatóloga de Mayo Clinic.
5. Cargar peso: Uno de los ejercicios comunes del gimnasio es el levantamiento de pesas. Si bien ayuda al tono muscular se debe tener precauciones, ya que la presión ejercida con los dedos para soportar el peso puede provocar el engrosamiento de los tendones e impedir que se flexionen.