Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Estar gorda me ha salvado la vida"

"Estar gorda me ha salvado la vida"cuatro.com

A Emma no se le daban bien las dietas. Pesaba más de 140 kilos y, tras verse “enorme” en una foto mientras comía un helado, decidió someterse a una liposucción. Pero lo que pretendía ser una operación para solucionar su obesidad, acabó salvándole de otra enfermedad: los cirujanos la informaron de que tenía un tumor del tamaño de un teléfono. Gracias a esta decisión, Emma ha estado a tiempo de superar un grave cáncer de ovarios.

“Siempre he sido una chica grande”, reconoce Emma. “Me hubiera gustado perder peso solo para recuperarlo todo de nuevo. Estaba dentro de un círculo vicioso.” Sin embargo, pensaba que a pesar de sus kilos de más, era una mujer sana.
En una excursión a la playa, una foto la hizo cambiar de opinión. “Me horroricé”, ha dicho. “La foto me pilló sentada en la playa comiendo un helado. ¡Estaba enorme!”
En ese momento, la protagonista decidió someterse a una liposucción. Pero debido a los altos costes de dicha operación en Reino Unido, su país natal, Emma viajó a la República Checa para conseguir bajar de peso.
Sin embargo, lo que en principio iba a salvarle de la obesidad, le salvó de otra enfermedad que desconocía: Emma tenía un enorme tumor en los ovarios. La paciente ha contado a The Mirror que se trataba de un asunto totalmente inesperado. “No entendía cómo podía tener cáncer cuando no tenía ningún tipo de síntoma. No me sentía enferma”.
Les conté a mis amigos que mi barriga me había salvado la vida. Y después, me di cuenta de que mi salud era lo más importante.”
Emma ha estado a tiempo de curarse del cáncer. Ahora lleva una alimentación saludable que la ha hecho perder peso y sentirse mejor consigo misma. “Estoy tan agradecida de que la enfermedad haya sido cogida a tiempo”, señala. “Si no llega a ser por esa foto en la que estoy tan gorda, el final hubiese sido muy diferente.”