Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pasa tanto tiempo con su novia que los amigos le organizan un funeral por no verle nunca

Pasa tanto tiempo con su novia que los amigos le organizan un funeral por no verle nuncaFacebook

Un grupo de cincuenta amigos decidió realizarle un funeral falso a Keiran Cable, un joven de 20 años de edad residente en la región de Treorchy, Gales, en Reino Unido, que había dejado de verles y salir con ellos desde que se había echado novia. Negándose a abandonarle y no volver a verle. sus amigos decidieron mandarle un metafórico mensaje elaborando una ceremonia mortuoria con todo tipo de detalle a la que el mismo Keiran asistió.

La historia ha dado la vuelta al mundo por estar cargada de tanto humor como originalidad dentro de una situación que seguramente a más de uno le resulte familiar o cercana. Keiran Cable, un joven de 20 años de edad, residente en Treorchy, Gales, en Reino Unido, conoció a una chica, Jess Ferguson, de 19 años, con la que empezó un noviazgo que aún continúa.
Desde el preciso instante en que se echó novia, Keiran dejó de ver a sus amigos poco a poco y dejó de salir con ellos, quienes a pesar de todo se negaron a abandonarlo y dejar que continuase con esa actitud.
De este modo, un grupo de cincuenta jóvenes que juegan también en el equipo de fútbol de la localidad, el 'Prince FC', le preparó una broma que en una metáfora tan grotesca como eficaz le hiciese ver que tenía que tomarse su relación de pareja de otra forma: decidieron prepararle un falso funeral.
El hecho de no verle casi nunca desde entonces y que dejase de salir por la noche con ellos les condujo a esta idea gestada en un fin de semana en que por fin consiguieron que Keiran acompañase a algunos de ellos a un pub tras engañarle para que pensase que a lo que iba era a ver un partido de rugby.
Sin percatarse de nada de lo que le esperaba dentro del pub, el joven asistió en vida a su propio funeral, oficiado con el máximo detalle y con una perfecta organización. Un ataúd personalizado, un coche fúnebre, esquelas informando de su defunción y hasta un himno ceremonial compuesto en su memoria sirvieron para ambientar y dar realismo y fuerza a su mensaje.
"Keiran había empezado una relación hace unos meses y sentíamos como si hubiese muerte porque ninguno de nosotros le había visto desde entonces y no respondía a nadie de nuestro grupo a los mensajes y emails que le mandábamos", explicó Ben Sullivan, uno de sus amigos, en declaraciones recogidas por Mirror.
Cuando el protagonista entró en el lugar y se encontró con lo que le habían preparado entró en "shock". "Nuestros pensamientos están con Keiran en este duro y oscuro momento. Sin embargo, no deberíamos llorar sino desearle mucha suerte mientras continúa rumbo a su próxima vida", rezaba uno de los mensajes que le dedicaron.
Pese a la mezcla entre susto y sorpresa que vivió en ese momento, Keiran enseguida interpretó la situación como lo que era en realidad, una broma de unos amigos que le apreciaban mucho y sólo querían continuar pasando buenos ratos con él.
"En cuanto entré al pub encontré a unos 50 amigos disfrazados y saludando. Estaba completamente en shock y no sabía que hacer o decir, pero al final me reí tanto que terminaron por dolerme las mejillas. Los chicos hicieron un gran esfuerzo preparando esta broma y definitivamente será un día para recordar", explicó Keiran.