Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuando el éxito no es lo que parece: los fraudes más sonados de la historia

Torres más altas cayeron y entre las del 11S no estaba Alicia, una barcelonesa, por más que nos lo hiciera creer. Enric Marco no sobrevivió al Holocausto porque no estuvo allí. Y Elmyr de Hory tampoco fue Picasso, pero sus obras colaron. Descubrimos al falsificador. Lo mismo sucede con el tildado el beso más romántico de la historia tras saber que la pareja ni se conocía. Milli Vanilli también creó todo un trauma generacional para sus fans cuando se supo que la pareja ni siquiera cantaba; dio el cante con voz ajena... Y hablando de fans, las de Frank Sinatra eran las que más gritaban, las que más se desmayaban, pero cobrando a 5 dólares el teatrillo. Pero para teatro el de los Juegos Olímpicos de Pekín que puso a una niña angelical a canta cuando en realidad la voz pertenecía a otra. La vida nos demuestra que casi toda mentira encuentra su fin y al final termina por salir a la luz, como el caso del fotógrafo Steve McCurry.