Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arranca en Francia el juicio por el fraude de las prótesis mamarias PIP

implantes mamarios, prótesis, prótesis PIPReuters

La Justicia francesa juzga desde este miércoles  a Jean-Claude Mas, dueño de la empresa Poly Implant Prothese (PIP) y a cuatro de sus extrabajadores acusados por el fraude de las prótesis mamarias defectuosas. El empresario galo, que fabricaba los implantes con silicona industrial, se enfrenta a una pena de hasta cinco años de prisión.

La empresa francesa fue fundada en 1991 y en 2010 cerró después de que sus implantes fueran retirados del mercado al descubrirse que usaban silicona industrial y que se rompían con mucha facilidad al ser defectuoso.
En este periodo la compañía llegó a ser la tercera mayor empresa productora del sector, al vender alrededor de 300.000 implantes a más de 60 países, en más del 90 por ciento de los casos a países latinoamericanos y europeos.
Se estima que alrededor de 30.000 mujeres se sometieron a un implante mamario PIP sólo en Francia. A estas hay que unir un número aún mayor procedente de otros países, tanto europeos (en España, por ejemplo, pudo haber unas 30.000 afectadas) como de Latinoamérica.
Según la Agencia Francesa del Medicamento, de todos las prótesis analizadas desde el inicio del escándalo se estima que una cuarta parte eran defectuosas y presentaban algún tipo de rotura que propiciaba la salida de la silicona del interior, lo que había causado en muchos casos reacciones inflamatorias.
Sin embargo, no se consiguió relacionar este incidente con un aumento del riesgo de cáncer como inicialmente se había pensado.
El tribunal deberá comenzar examinando varias peticiones de nulidad y cambio de sede presentadas por los abogados de la defensa. Y ya al final de la mañana, según informa 'Le Monde', está previsto que los acusados se encuentren por vez primera con algunas de las más de 5.000 víctimas del fraude y denunciantes.
El juicio se prolongará hasta el próximo 17 de mayo, y a lo largo del próximo mes el tribunal examinará todos la actividad de la empresa francesa desde que comenzara a comercializar estas prótesis y las responsabilidades de los cinco acusados.