Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallan en un ovario de una mujer de 45 años el feto de su gemelo no nacido

fetus in fetus,Jenny KavanaghFacebook

Una mujer de 45 años se quedó horrorizada después de que los médicos le dijeran que una masa enorme enquistada en uno de su ovarios era su feto "gemelo", que había estado creciendo dentro de ella durante cuatro décadas. El caso médico se llama 'fetus in fetus' y fue descubierto por casualidad cuando le retiraban a Jenny Kavanagh su anticonceptivo intrauterino.

Jenny Kavanagh, británica residente en Chipre, fue a una revisión ginecológica de rutina. El médico palpó una masa de unos 10 centímetros en su ovario izquierdo.
Bajo esa masa se ocultaba el feto de su gemelo que no nació. La ecografía reveló que tenía un diente de leche, un ojo y abundante pelo. Si esta masa explotaba, la mujer podía haber muerto, según ha publicado el Telegraph.
Los cirujanos descubrieron que era su gemelo no nacido, que había crecido y desarrollado en su interior.
"Me siento muy afortunada de que lo encontraran y lo quitaran antes de que me matara", dijo Kavanagh a los medios.
"Trato de no pensar demasiado en ello, porque no quiero sentirme triste por eso. Si te digo la verdad, me siento triste cuando lo vi por primera vez, debido al tamaño y al peso que ya tenía. "Pero no tenía corazón ni cerebro y  casi seguro me hubiera matado si no lo hubieran encontrado y quitado."
La mujer, británica de nacimiento, se trasladó a Chipre en 2005, donde ha tenido dos hijos y donde la han operado.
Kavanagh reconoce que no ha sido de visitar al ginecológo con asiduidad y solo cuando comenzó a tener reglas demasiado abundantes decidió hacer una cita con el médico para quitarse el anticonceptivo que llevaba desde hacía 15 años.
Cuando el médico comenzó a escanear su abdomen descubrió el bulto anómalo en su ovario izquierdo.  Le explicó que era poco probable que fuera un tumor canceroso y que casi seguro era solo un quiste.
11 días más tarde la mujer pasó por el quirófano y en tres horas eliminaron la masa en el Hospital mediterráneo de Chipre.

Los médicos hicieron una foto de la masa y me la mostraron  explicando que era una masa de células que habían estado dentro de ella desde que nací.

Cuando ella miró la foto se sorprendió al ver largos mechones de pelo oscuro, al igual que los de ella.

"El hecho de que tenía el pelo largo y negro - al igual que la mía - una cara, con un ojo y un diente de leche hace que sea más creíble Es difícil describir cómo me sentí cuando lo vi. Me sentí sorprendida, muy asustada, horrorizada con un alien que estaba dentro de mí.

"El doctor le explicó que durante el embarazo de su madre habría habido dos embriones y que yo era el embrión más fuerte.
"Fue una célula madre que no dejó de crecer y el ovario lo protegió y evitó su ruptura, pero cuanto más grande se hacía, era más grande el riesgo de una hemorragia".
Jenny Kavanagh se ha recuperado del todo, tras la traumática operación.