Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estuvo a punto de perder sus piernas por una infección en la zona del bikini

Estuvo a punto de perder sus piernas por una infección en la zona del bikiniFacebook

Dana Sedgewick, llegó a estar en coma después de sufrir una fuerte infección en la zona del bikini causada por el corte que le provocó la maquinilla de afeitar. La mujer, de 44 años y residente en Reino Unido llegó a salvar sus piernas y ya se encuentra en casa sana y salva.

Según informa el portal británico The Sun, la madre de tres hijos, estuvo muy cerca de la muerte. La infección, potencialmente mortal comenzó con un leve corte, y acabó en una gran infección que pudo ser causada por distintos tipos de bacterias. Estas microorganismos  penetraron en los tejidos profundos de Dana llegando incluso a su torrente sanguíneo, lo que le causó una fascitis neocrotizante.
Los médicos advirtieron a Dana de que probablemente no volvería a andar, pero sin embargo gracias al apoyo de su marido Mathew, de 47 años, y de sus tres hijos, la madre de familia ha logrado volver a caminar y ya está de vuelta en casa.
Todo comenzó en 2012 cuando un par de días después de que Dana decidiera depilarse comenzó a sentir náuseas y mareos.
Dana afirmó al portal inglés: “Al igual que muchas mujeres, traté de mantener una línea del bikini bonita. Así que me hice un retoque rápido con una nueva maquinilla de afeitar”, “sin embargo, durante el fin de semana, me sentí mal y me di cuenta de un grano en la ingle que estaba sangrando”, confesó Dana.
Días más tarde, la hija mayor de ésta, Megan, de 18 años,  la encontró tumbada en la cama con grandes erupciones rojas en las piernas e inmediatamente le trasladó al hospital. “En el momento en que llegué al hospital, mis piernas estaban cubiertas de negro y la carne podrida”, afirmaba Dana.
Los médicos decidieron entonces eliminar toda la carne enferma de la mujer e insertar en su lugar tejido sano procedente de su espalda. Durante la operación los médicos descubrieron que Dana había desarrollado sepsis, una infección de la sangre mortal, por lo que los médicos diagnosticaron solamente un 30% de posibilidades de que Dana sobreviviera.
Después de que sus riñones fallaran y su corazón se detuviera hasta en cuatro ocasiones éstos decidieron inducirle el coma a la mujer durante nueve días. Al despertar Dana confesó sentir ganas de vomitar al ver sus piernas, pero agradeció el poder conservarlas y estar viva.
 Después de 21 operaciones la mujer ha sobrevivido, pero le han quedado graves cicatrices.