Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los farmaceúticos celebran su día

Ha cuidado de sus clientes desde el siglo IXX. Entramos en la farmacia de La Paloma, en Madrid, una de las más antiguas de España. Su trastienda-museo, repleta de viejos frascos y albarelos de cerámica, de extraños nombres a los ojos profanos, nos conduce a los tiempos del boticario. Antes de la industrialización de las medicinas aquí elaboraban en sus morteros y probetas las pomadas, járabes o cápsulas como remedio para nuestros males. De todo había en botica para sanar bronquios o estómagos enfermos y calmar el dolor. Y aunque de otra manera, siguen velando por nuestra salud. Muchos farmaceúticos celebran su día trabajando, para que nos sintamos bien, o un poco mejor. Y no faltan  felicitaciones porque siguen cuidando de ti.