Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una familia homicida asesinó a 30 personas en Rusia en seis años

familia homicida,familia rusa,asesina,30 personas,Roman Podkopaev,Inessa Tarverdiyevacuatro.com

Parecían una familia de clase media normal, pero formaban una banda de asesinos. La madre, enfermera, su marido, dentista y sus dos hijas mataron a 30 personas en los últimos seis años. Para ellos matar era ganar dinero, pero también "una diversión".

La policía rusa demoró años en encontrar a los responsables de las 30 muertes perpetradas en Stavropol, Rostov y otras ciudades del país.
No encuadraban en el perfil clásico de los asesinos: La madre, una mujer de 46 años, maestra de enfermería, su marido, un dentista de 35 y las dos hijas, una de ellas menor de edad.
Una familia de clase media sin problemas económicos, que robaban por dinero y porque matar "era como un día de trabajo", según ha publicado The Mirror.
"Se veían como una forma totalmente buena y bonita de familia", dijo Vladimir Markin, del grupo de Investigación ruso.
Sin embargo, formaban una banda que asesinó a 30 personas, entre ellos varios niños y seis policías.
Roman Podkopaev y su mujer Inessa Tarverdiyeva y sus dos hijas realizaron crímenes monstruosos hasta la policía temía a los asesinos.
Sus crímenes se remontan a 2009 cuando asesinaron a una pareja y a dos de sus hijas, una niña de 7 años, con un arma semiautomática y a otra de 11, a la que mataron con 37 puñaladas.
También mataron a dos adolescentes, una de ellas emparentadas con Inessa Tarverdiyeva, a ambas jóvenes les sacaron los ojos antes de matarlas.
Su carrera delictiva culminó luego de que entraran a robar en la casa de un militar retirado en Aksai, Rostov y el asalto terminó en un tiroteo.
Tarverdiyeva y una de sus hijas,  Anastasiya de 13 años, se entregaron, mientras que el padre huía con la otra hija en una moto.
La policía lo mató de un disparo y la joven asesina resultó herida de gravedad.