Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigan el fallo de seguridad que permitió a un menor colarse en un avión en Melilla

El personal de tierra daba la voz de alarma. Al colocar las maletas en las bodegas se dieron cuenta de que había un menor escondido entre el equipaje. Se coló por la valla del aeropuerto y atravesó toda la pista. En un tramo, las cámaras y los sensores no estaban activos. Y tampoco fue detectado por ningún agente. La tripulación del vuelo hacía una escala larga en Melilla, fueron a comer y cuando ponían de nuevo rumbo a Málaga, "el personal de tierra que estaba cargando las maletas descubrió a un menor escondido en la bodega delantera del avión", tal y como detalló el propio comandante. El polizón es uno de los más de 500 menores indocumentados que deambulan por Melilla a la espera de dar el salto a la península. El año pasado se detectaron 1.500 intentos de entrada. La gran mayoría en barco y nunca en avión. La delegación del Gobierno ha abierto una investigación para depurar responsabilidades.