Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Me disculpo con las clientes por el gel utilizado en PIP desde 1992"

implantes mamarios, prótesis, prótesis PIPReuters

Jean-Claude Mas, el fundador de la compañía francesa Poly Implant Protheses (PIP), la fabricante de las prótesis mamarias cuyo gel ha resultado ser peligroso para la salud, ha pedido disculpas a las clientes de su producto por los problemas que hayan podido sufrir.

El escándalo de los implantes mamarios PIP ha provocado miles de denuncias después de que varios inspectores descubrieran en 2010 en el exterior de la fábrica de PIP cubos enteros llenos de prótesis desechadas.
"Me disculpo con las clientes por el gel utilizado en PIP desde 1992", ha afirmado Mas, fundador y consejero delegado de la compañía gala, en declaraciones a la prensa durante la sexta jornada del juicio por el escándalo internacional de los implantes PIP.
"El síndrome de ansiedad descrito es real. Entiendo que están sufriendo y que están preocupadas", ha asegurado Mas, en referencia a las mujeres que han comprado en países de todo el mundo sus prótesis mamarias.
La compañía PIP vendió unas 300.000 prótesis mamarias en Francia y a nivel internacional a lo largo de una década, hasta que las autoridades decidieron retirarlas del mercado en marzo de 2010. Mas y cuatro altos cargos de PIP --que llegó a ser la tercera mayor fabricante de prótesis mamarias del mundo-- han sido imputados por fraude agravado y podrían ser condenados cada uno de ellos a cinco años de prisión y al pago de una multa económica. Está previsto que su juicio se prolongue hasta mediados de marzo
La compañía ha recibido más de 5.000 demandas civiles de clientes, incluidas 220 de ciudadanos de otros países. Aunque el Gobierno francés ha recomendado que las mujeres que tengan implantes PIP se los retiren por el riesgo de rotura, los expertos sanitarios mantienen que no hay un vínculo entre estas prótesis y el cáncer de mama.