Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La exposición a pantallas táctiles apenas tiene consecuencias negativas para la salud de los adolescentes

La exposición moderada a las pantallas táctiles de dispositivos electrónicos apenas tiene consecuencias para la salud de los adolescentes, según los resultados de un amplio estudio con más de 120.000 jóvenes de Reino Unido que muestra una relación débil entre ambos factores en el mejor de los casos, cuando se usan durante más tiempo del debido.
"Las pantallas digitales son ahora una parte intrínseca de la infancia moderna, de la generación de los llamados nativos digitales", ha reconocido el psicólogo Andrew Przybylski, de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y principal investigador del trabajo que publica la revista 'Psychological Science'.
No obstante, en su estudio observaron una brecha crítica entre los efectos que estos dispositivos pueden causar y lo que la investigación científica demuestra, ya que "la literatura científica de estudios con científicos o padres, era un área rica en opiniones pero con poca evidencia".
"Nos sorprendió lo poco vinculada que estaba la literatura científica con las recomendaciones que se dan a cuidadores y educadores", según Przybylski.
Para resolver esta brecha, los investigadores decidieron analizar los datos de tiempo que se pasaba frente a una pantalla táctil en una cohorte representativa de los adolescentes británicos, con métodos de investigación abiertos y transparentes.
Aprovechando la Base de Datos Nacional de Alumnos del Departamento de Educación del Reino Unido, los investigadores analizaron datos de un total de 120.115 niños de 15 años, que informaron del tiempo que pasaban frente a una pantalla, incluyendo la televisión o el uso de juegos de ordenador o videoconsolas.
Frente al argumento de los efectos perjudiciales que puede conllevar la tecnología, que además aumenta cuando su uso es mayor, han visto que el tiempo frente a la pantalla no es dañino e incluso puede beneficiar al bienestar de los adolescentes, proporcionando oportunidades de desarrollar conexiones y habilidades sociales.
Casi todos (99,9%) los adolescentes participantes dijeron usar a diario cualquier dispositivo digital, sobre todo durante el fin de semana, y más centrado en el uso de teléfonos inteligentes, en comparación con la televisión, la videoconsola o el ordenador.
Los datos de todas las actividades digitales, tanto los fines de semana como durante la misma, mostraron que el bienestar de los adolescentes aumentó a medida que aumentaba su tiempo frente a la pantalla, hasta cierto punto.
LÍMITES EN FUNCIÓN DEL DISPOSITIVO
Usando métodos estadísticos para determinar el punto de inflexión para cada tipo de actividad, los investigadores encontraron que, durante la semana, el bienestar de los adolescentes alcanzó su máximo en aproximadamente 1 hora y 40 minutos con los videojuegos, aproximadamente 1 hora y 57 minutos de uso de teléfonos inteligentes, alrededor de 3 horas y 41 minutos de ver videos, y alrededor de 4 horas y 17 minutos de uso de ordenadores.
Pero los análisis mostraron que, salvo cuando se superaban estos puntos de inflexión, los vínculos entre el tiempo frente a la pantalla y el bienestar eran débiles e incluso negativos.
A partir de estos hallazgos, los investigadores concluyen que el compromiso digital moderado es poco probable que transmita ningún riesgo real para el bienestar de los adolescentes que, en caso de producirse, sería pequeño.