Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Sabes por qué no debes explotarte un grano en esta zona de la cara?

¿Sabes por qué no debes explotarte un grano en esta zona de la cara?GTRES

Especialistas en dermatología advierten de las consecuencias de caer en la tentación de explotarnos los granos de la cara en el área que denominan 'Triángulo de Peligro', una región por la que circulan vasos sanguíneos encargados de llevar sangre hasta nuestro cerebro.

La respuesta al titular es breve, concisa y tajante: "podría matarte". Así lo asegura el doctor Vishal Madan, dermatólogo de Salford, Manchester, Inglaterra.
Tal y como recoge Manchester Evening News, el especialista describe una zona de nuestro rostro en la cual, caer en la tentación de explotar un grano podría desencadenar efectos desastrosos que comprenden desde la aparición de cicatrices, o el desarrollo de infecciones, hasta poner en auténtico riesgo tu vida.
Según explica, el área estaría comprendida dentro de lo que denominan 'el Triángulo de Peligro', que es justamente la zona triangular que se extiende desde la parte existente entre nuestros ojos, –el puente de la nariz–, hasta cada extremo de nuestra boca, incluyendo el labio superior.
En dicho área, apunta el doctor, tenemos vasos sanguíneos que se encargan de llevar sangre hasta nuestra cabeza, conectando directamente con nuestro cerebro. Una infección aquí podría suponer problemas como la pérdida de visión, una parálisis permanente o, teóricamente, incluso la muerte, si bien matiza que es extremadamente raro de que se produzca.
De este modo, señala a la mala cicatrización como el riesgo principal que nos ha de llevar a luchar contra nuestra obsesión, manía, o impulso a menudo irrefrenable de acabar por reventar a estos acérrimos 'archienemigos de la pubertad'.