Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La historia de una exvigoréxica: "Perdí la regla y las amistades"

Madelyn Moon,Instagram

Madelyn Moon durante años fue modelo de 'fitness'. Su cuerpo tenía que ser perfecto, sin rastro de grasa. Estas exigencias la llevaron a la obsesión por alimentarse a base de proteínas y a la práctica diaria de ejercicios físicos provocando un estrés doloroso emocionalmente. La joven de 25 años, de Colorado, EEUU, ha revelado que perdió la regla y las amistades, se sentía sola, siempre con hambre.

Madelyn Moon sabe que muchas mujeres aspiran a un cuerpo de modelo, pero ella quiere desterrar esa idea y por eso ha contado su terrible experiencia.
La preparación para una competición era tan estresante que perdió la regla. Admite que pasaba mucho tiempo buscando "el cuerpo perfecto" y detrás de las chicas que participaban con ella en esto muchas sufrían desórdenes alimentarios.
"Me levantaba temprano cada mañana para hacer ejercicios dos veces al día, comía solo pollo, claras de huevo, harina de avena, mantequilla de maní, brócoli y proteína en polvo durante cinco meses", reveló la joven al Daily Mail.
Madelyn Moon contó que un dietista le recomendó evitar la fruta durante meses confesó que llegó a odiar su cuerpo y que "vivía aislada de su familia".
La joven reveló que fue en la universidad donde comenzó con esta preocupación exagerada por lo que comía y por lograr "el cuerpo de mis sueños".
Así que durante tres años se dedicó a entrenarse obsesivamente con un rigurosa dieta hasta conseguir tener un 6,5% de grasa corporal. Sufría dismorfia corporal, un desorden que provoca una excesiva preocupación por un defecto imaginario (o real) de la apariencia física.
Tenía 22 años y había optado por comer avena mezclada con espinacas, levadura nutricional  y pollo para satisfacer un sueño. Esto -reconoció- la llevó a perder la regla y a tener miedo a la grasa de su cuerpo.
Ahora con 25 años, Madelyn Moon ha decidido cambiar todo en su vida. "No se lo dije a nadie, solo a mis padres", contó en su blog.
"Evito un poco el gimnasio y como pizza y tarta, así como otros alimentos que necesito para estar saludable".  La joven de Colorado se siente mejor y se atreve a aconsejar a otras chicas, que puedan estar viviendo lo que ella ya vivió.
"Mi consejo a las mujeres jóvenes que lucha con su autoestima es olvidar la imagen que dan los medios, dejar estos modelos y cambiar la aptitud. Averiguar quién uno es". Si uno quiere sentirse culpable lo puede ser en 60 segundos en internet, pero se puede elegir ser feliz".