Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estudio vuelve a evidenciar que la luz de los dispositivos digitales reduce la calidad del sueño

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Facultad de Optometría de la Universidad de Houston, y publicado en 'Ophthalmic & Physiological Optics', ha vuelto a evidenciar que la luz azul emitida por los dispositivos digitales reduce la calidad del sueño.
Esta nueva evidencia se ha obtenido tras analizar a personas de entre 17 y 42 años a los que se les había suministrado lentes de longitud corta de hondas que debían llevar tres horas antes de acostarse durante dos semanas mientras continuaban realizando su rutina digital nocturna.
Al analizar los resultados, los investigadores observaron que había producido en los participantes un aumento del 58 por ciento en sus niveles nocturnos de melatonina, el químico que indica a su cuerpo que es hora de dormir.
Y es que, la luz azul aumenta la vigilancia y regula el reloj interno del cuerpo, gracias a que activa fotorreceptores, llamados células ganglionares retinianas intrínsecamente fotosensibles (ipRGCs), que suprime la melatonina.
Ante esto, los expertos han recomendado limitar el tiempo en la pantalla, aplicar filtros de pantalla, usar lentes de computadora que bloqueen la luz azul o usar lentes antirreflectantes para compensar los efectos de la luz artificial durante la noche. Algunos dispositivos incluso incluyen configuraciones de modo nocturno que limitan la exposición a la luz azul.
"Usando lentes de bloqueo azules estamos disminuyendo la entrada a los fotorreceptores para que podamos mejorar el sueño y seguir utilizando nuestros dispositivos, eso es bueno, porque todavía podemos ser productivos por la noche", han zanjado los expertos.