Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estudio español analiza los efectos de cambios térmicos en la Antártida, cuya temperatura subirá 0,34ºC por década

Investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) han documentado que los líquenes crecen durante los periodos de subidas de temperatura en la Antártida, mientras que disminuyen cuando los termómetros descienden, tras haber monitorizado la tasa de crecimiento de 6 especies de este organismo ante los cambios térmicos del continente helado, cuya temperatura aumentará 0,34ºC por década hasta 2100, según han explicado los científicos.
El estudio, publicado en la revista del grupo Nature, Scientific Reports, señala que los resultados permitirán "inferir cambios en el funcionamiento de los ecosistemas antárticos y del planeta en su conjunto", al tiempo que destaca el papel de los líquenes como "excelentes indicadores para analizar los efectos del cambio climático".
La publicación documenta que entre 1991 y 2002, cuando la temperatura media durante el verano aumentó 0,42ºC en el continente helado, 5 de las 6 especies de líquenes estudiadas aumentaron su crecimiento.
Sin embargo, entre 2002 y 2015, cuando la temperatura media registrada durante el verano descendió 0,58ºC, la tasa de crecimiento de cuatro de las especies disminuyó y las otras dos colapsaron sufriendo un fuerte declive poblacional, según detalla la publicación.
Asimismo, los investigadores han comprobado que las nevadas afectan más a los líquenes cuando la temperatura ambiente es más fría, y que si la nieve permanece mucho tiempo las poblaciones desaparecen.
El investigador del MNCN Fernando Valladares ha señalado que "gracias a lo rápido que reaccionan estas especies, al monitorizar su crecimiento se ha comprobado la existencia de periodos de enfriamiento dentro de la tendencia general de calentamiento". Estos cambios térmicos, "que podrían parecer insignificantes, afectan a los líquenes de manera drástica", ha continuado.
A juicio de Valladares, "todo esto permite inferir cambios en el funcionamiento de los ecosistemas antárticos y del planeta en su conjunto", al tiempo que ha puntualizado que, hasta ahora, "sólo había referencias indirectas y estimaciones a partir de modelos" sobre los "complejos cambios térmicos" producidos por el cambio climático.
Además del MNCN, en esta investigación han participado investigadores de la Universidad Complutense, la Universidad Politécnica y la Universidad de Alcalá de Henares.