Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uno de cada cinco españoles cree que proteger el medio ambiente no debería costar dinero al ciudadano

El 22,8 por ciento de los españoles considera que si bien la defensa y conservación del medio ambiente es necesaria, "no debe suponer ningún coste adicional para los ciudadanos", según se desprende del Barómetro de Noviembre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) difundido este lunes.
El sondeo indica que son el 46% quienes opinan que la defensa y conservación del medio ambiente es absolutamente necesaria aunque su protección suponga a veces costes altos, mientras que un 28,4% opina que se debe proteger "siempre que las medidas no resulten demasiado costosas" y el mencionado 22,8% para el que "no debe suponer ningún coste adicional para los ciudadanos".
Sobre este asunto, el CIS pregunta hasta qué punto estaría el encuestado dispuesto a "pagar precios más elevados" para proteger el medio ambiente: Un 38,9% estarían muy o bastante a favor frente a un 24,5 en contra y un 26,3 que no se posiciona. Sin embargo, cuando se pregunta por "dedicar más recursos", hay más quórum: el 74,8% está a favor frente al 5,2 que se opone.
En cuanto a los problemas más acuciantes en materia medioambientel, el 54,8% de los encuestados indicó la contaminación del agua entre los tres temas ambientales más preocupantes, mientras el 53,1 por ciento marcó el calentamiento global y el 30,6 por ciento refirió el agotamiento de los recursos naturales. El 26,4% señaló el uso de pesticidas y productos químicos en la agricultura, el 24% el aumento de residuos y el 23,4% los desastres naturales.
Los resultados de la encuesta revelan que algo más de la mitad de los ciudadanos se siente poco o nada informado sobre medio ambiente aunque la mayoría (75,8%) se sirve de los medios de comunicación para enterarse sobre estos temas. Pese a ello, más de la mitad tienen claro si su forma de vida es o no perjudicial para el medio ambiente.
El 46,3% considera que los españoles, aunque interesados, no están lo suficientemente preocupados por este tema y para el 35% hay muy poco interés y preocupación, principalmente (46,2%) por falta de educación al respecto. El 95,4% no pertenece a ninguna organización conservacionista, frente a un 4,4% que sí lo hace, y la mayoría no se han sumado a ninguna campaña ni donado a ninguna de estas causas en el último año.
Sin embargo, el 62% rechaza la idea de no poder hacer nada individualmente por el medio ambiente, el 51,7% asegura que "hace todo lo que es bueno para el medio ambiente aun cuando ello le cueste más dinero o le lleve más tiempo" y un 48,7 considera que tiene sentido hacer algo aunque los demás no hagan lo mismo.
LA PÉRDIDA DE DIVERSIDAD EN ESPAÑA
El CIS se interesa sobre la situación ambiental de España y pregunta si la pérdida de especies animales y vegetales es un problema o no. Para el 54,1 por ciento se trata de un problema muy serio, como lo es para el 69,7 por ciento que esto ocurra en el conjunto del Planeta.
Son menos, no obstante, quienes se ven afectado por ello a nivel personal: el 31,3% dicen que ya están afectados y el 33,5% que lo hará sobre generaciones futuras. Cuando se pregunta en general por el impacto de los problemas del medio ambiente, un 64,6% están de acuerdo con la afirmación de que tienen efecto en su vida diaria.
Para el 26,3 por ciento, la culpa de este fenómeno en España la tienen en primer lugar, la explotación intensiva de las tierras, la deforestación, la caza ilegal y la sobrepesca. Según el 26,6% de los ciudadanos, la segunda causa serían los desastres provocados por el hombre.
Establecer impuestos para quienes más contaminen sería la medida primordial para proteger la diversidad según el 23,5 por ciento de los encuestados, mientras que el 21,2% indicó como segunda medida más relevante a adoptar la introducción de normas más estrictas para aquellos sectores económicos con más impacto en la naturaleza.
RECICLAJE, NO SIEMPRE
En cuanto a la conducta particular, son el 35% quienes habitualmente buscan productos con envases que se puedan reciclar, algo que el 26,7% nunca hace. Hay además un 30,1% que de forma procura comprar productos mínimamente envasados o empaquetados, mientras un 29,2 por ciento reconoce que nunca.
Más conciencia hay con el consumo directo de energía: el 60,8% elige electrodomésticos de bajo consumo frente al 10,3% que no lo hace jamás. Sin embargo, son el 29,4% los que tienen en cuenta que el coche o moto que van a comprar sea menos contaminante, cosa que el 22,2% no mira nunca. De hecho, el 45% nunca ha dejado de usar su coche por razones medioambientales.
Sobre el reciclaje, el CIS detalla que el 71,5% acude habitualmente al punto limpio para tirar electrodomésticos, el 68,4% siempre separa el vidrio del resto de la basura (12,1% a menudo, 10,4% algunas veces y 8,4% nunca), el 66,5% separa los envases de plástico, latas y bricks (12,5% a menudo, 10,5% algunas veces y 9,6% nunca) y el 65,1% también lo hace con el cartón y el papel (11,8% a menudo, 11,1% algunas veces, 11,1% nunca).