Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los obispos españoles piden a la Cumbre de la ONU "acuerdos efectivos" para un trato y acogida "dignos" a los refugiados

Los obispos españoles piden que las deliberaciones de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre Refugiados y Migrantes que se celebra este lunes 19 de septiembre en la Sede de la ONU en Nueva York se traduzcan en "acuerdos efectivos", que velen por un "reconocimiento, acogida, trato y protección lo más dignos posibles en favor de los emigrantes y refugiados".
Así lo pide la Comisión de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española (CEE) en un comunicado con el que se suma al llamamiento conjunto que Caritas Internationalis y el Servicio Jesuita a Refugiados han dirigido a los líderes de todo el mundo que van a participar en esta Cumbre y al que también se han unido las organizaciones eclesiales Cáritas, CONFER y Justicia y Paz.
Concretamente, los obispos denuncian la "inhumanidad" que reside tras estas migraciones que no dejan de crecer, como consecuencia de una economía en la que prevalece el beneficio de unos pocos frente al bienestar de todos.
"Detrás de estos flujos migratorios, en continuo aumento, está siempre la inhumanidad de un sistema económico injusto en que prevalece el lucro sobre la dignidad de la persona y el bien común; o la violencia y la ruina que genera la guerra, la persecución o el hambre", advierten.
Asimismo, ante las medidas de devoluciones sumarias, los prelados denuncian "cualquier actuación en que no se tengan en cuenta los derechos humanos" y reclaman el cumplimiento de los tratados internacionales así como que se verifique, al menos, "si las personas pudieran ser acreedoras del asilo político, ser víctimas de la trata o necesitadas de asistencia sanitaria urgente". Así lo manifestaron ya en su mensaje por la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado 2015.
Además, piden a las autoridades pertinentes que sean "generosas en la acogida y en la cooperación con los países de origen en orden a lograr unas sociedades más humanas y más justas".
Los obispos recuerdan que sus peticiones se apoyan en la doctrina social de la Iglesia, el Evangelio --'fui forastero y me acogisteis'--, las llamadas del Papa Francisco y las recientes orientaciones de la Conferencia Episcopal Española, contenidas en la Instrucción Pastoral 'Iglesia, servidora de los pobres'. Todas ellas les estimulan para seguir trabajando en favor de los emigrantes y refugiados.