Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia del enfermo de esclerosis fallecido denuncia el "sufrimiento innecesario" del paciente terminal en Madrid

La familia de Luis de Marcos, fallecido el pasado martes después de una dura lucha contra la esclerosis múltiple, ha acusado a los responsables de Servicios Paliativos de la Consejería de Salud de ser los responsables de "prolongar innecesariamente el sufrimiento de enfermos terminales" en la Comunidad de Madrid.
De Marco, que en los últimos meses le había llegado a solicitar la legalización de la eutanasia para morir dignamente, "podía haber fallecido feliz y con la tranquilidad que da el saber que has cumplido con tu deber", se lamenta la familia.
"Pero no, en el hospital donde finalmente aceptaron sedarle, ya que Luis padecía un sufrimiento existencial, se encontraron con que el dichoso protocolo de sedación ata de pies y manos a médicos y enfermeros no pudiendo acortar de ninguna manera los tiempos de sufrimiento", advierten.
Así, lamentan que el protocolo obligue a no acelerar el proceso de sedación, cuando, señalan, "la sedación es un derecho para enfermos incurables". "Ojalá los políticos cumplan con su deber rectifiquen métodos inhumanos en tratamientos terminales y dejen claro en la ley definitiva la reivindicación de Luis", añaden.
Por todo esto, en una carta abierta los medios acusan a la Comunidad de Madrid de "haber generado un sufrimiento gratuito a los más desvalidos, responsables de enfrentar a excelentes profesionales (con empatía y conciencia) con familiares angustiados con el alargamiento absurdo de la agonía de sus seres queridos, responsables de malgastar erario público sin más razón que aplicar rutinas inquisitoriales, responsables de implantar una excepción en el mapa autonómico de la salud en nuestro país, responsables, en fin, de llevar al límite la resistencia de miles de enfermos terminales, familias y profesionales durante los últimos diez años".
Para la familia, "es hora de cambiar esa norma política y cruel, ese programa deshumanizado y vengativo para los profesionales díscolos para que los momentos de angustia y dolor que han pasado todos los que se han visto en esa situación no vuelva a ocurrir".
Luis organizó una campaña a través de 'Change.org'. Gracias a su iniciativa, el Congreso de los Diputados dio curso a una ley de Muerte Digna en donde se recogía parte de sus reivindicaciones, entre ellas la petición de que la sedación sea considerada un derecho de los que tienen enfermedades degenerativas e irrecuperables.