Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Qué le pasa a tu cuerpo si haces ejercicio intenso durante más de dos horas

Qué le pasa a tu cuerpo si haces ejercicio intenso durante más de dos horascuatro.com

Hacer ejercicio intenso durante más de dos horas puede causar problemas gastrointestinales, según un estudio de la Universidad de Monash, en Australia. Los especialistas establecieron al 60% de la capacidad máxima de una persona como el límite a partir del que se comienzan a observar los síntomas.

Según los expertos, los efectos dependen de la modalidad, el vigor y la extensión de la actividad. Los riesgos se elevan cuando se realiza el ejercicio en un clima cálido. Además, estos daños se producen independientemente de la forma en la que esté el individuo.
El estudio se llevó a cabo analizando a adultos que practicaban ciclismo y carreras de maratones. Según las conclusiones, correr causó más problemas intestinales que el ciclismo, en términos de incidentes, gravedad y duración.
Los síntomas más comunes de los efectos del exceso de ejercicio son acidez, hinchazón, eructos, calambres, dolor abdominal, flatulencia, náuseas, diarrea y vómitos.
Entre el 96 y el 73 por ciento de los competidores de una maratón de ultrarresistencia o pruebas de triatlón (con circuitos de más de 160 kilómetros) mostraron síntomas gastrointestinales graves, en comparación con solamente entre el 11 y el 7 por ciento de los corredores de maratón y media maratón.
En el artículo publicado en la revista ‘Alimentary Pharmacology & Therapeutics’, se incide en que entrenarse intensamente hace que el funcionamiento gastrointestinal se vea afectado en procesos como la permeabilidad, la absorción y la endotoxemia (la presencia de sustancias tóxicas en la sangre).
Del mismo modo, puede dañar células en el intestino, provocando problemas digestivos, y también pueden darse complicaciones debido a la filtración a la sangre de toxinas a través de las paredes dañadas del intestino.