Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La educación actúa como "ascensor social" y reduce el riesgo de paro, también durante la crisis, según un estudio

Persisten desigualdades: Los hijos de directivos tienen el triple de probabilidades de alcanzar ese estatus que los hijos de trabajadores
Los títulos educativos continúan siendo un "ascensor social", ya que aumentan las probabilidades de ascender a posiciones sociales altas, merman las de descender en la escala social y reducen el riesgo de caer en el desempleo, según el nuevo Observatorio Social de "la Caixa", presentado este jueves 15 de septiembre en Madrid.
Esta es la principal conclusión del primer informe de este observatorio, que, bajo el título 'La educación como instrumento para la movilidad social', analiza indicadores generales como el nivel de desarrollo económico, la desigualdad en la distribución de la renta, el número de personas en riesgo de pobreza, el desempleo o la tasa de abandono prematuro de la educación y la formación, entre otros.
Algunas de las observaciones de este documento de la Obra Social "la Caixa" coinciden con los análisis de la OCDE en el estudio presentado también este mismo jueves 'Panorama de la Educación 2016', que también subraya que la formación protege contra el desempleo.
El catedrático de Sociología de la UNED Miguel Requena, autor de esta publicación, desmiente con datos la idea extendida en los últimos años, debido a la crisis económica, de que la educación ya no es una herramienta tan efectiva para el progreso de las personas.
En base a la Encuesta de Condiciones de Vida del INE, este experto demuestra en su estudio que la ventaja que otorgan los títulos educativos es mayor cuanto más baja es la posición social de partida, por lo que "el logro educativo es la vía más segura para eludir la desigualdad de oportunidades derivada del origen social".
Asimismo, sostiene que el riesgo de descenso social de las clases trabajadoras está en relación inversa a la titulación, de manera que seis de cada diez individuos con este estatus social se mantienen sin secundaria frente al 52% de los que tienen secundaria y el 17% de los titulados superiores.
En las clases intermedias, el informe señala que los individuos tienen "muchas menos probabilidades" de reducir su estatus si tienen educación universitaria (11%) que si tienen secundaria (49%) o inferior a secundaria (66%).
En las clases profesionales, una tercera parte de quienes no alcanzaron la secundaria pasó a formar parte de las clases trabajadoras. Este descenso se produjo sólo en el 8% de los individuos de los mismos orígenes profesionales y directivos que contaban con título universitario.
TODAVÍA EXISTE DESIGUALDAD DE OPORTUNIDADES
Sin embargo, Requena admite que aunque se haya avanzado, todavía existe desigualdad de oportunidades educativas vinculada a la clase de la que se procede y recuerda que un 63% de los hijos de profesionales o directivos lograron un título universitario frente a solo un 26% de los hijos de trabajadores.
Reconoce también que las perspectivas de movilidad todavía no se han desvinculado del origen social, ya que en igualdad de condiciones educativas los hijos de los profesionales y directivos tienen 2,8 veces más probabilidades de llegar a ser profesionales y directivos que los hijos de trabajadores y 1,4 veces más que los hijos de las clases intermedias.
"Lo que en realidad significan estos datos es que el logro educativo es la vía más segura para eludir la desigualdad de oportunidades derivadas del origen social", reitera el autor de este trabajo.
A MÁS NIVEL EDUCATIVO, MENOS PARO
El informe concluye también que la educación protege del descenso social porque protege del desempleo, como apunta la Encuesta de Población Activa (EPA), donde los datos señalan que, a mayor nivel educativo, menor probabilidad de caer en el paro y viceversa. Además, esto funciona no sólo en periodos de crecimiento y bonanza económica sino también en recesión.
A pesar de que las tasas de desempleo son más altas entre las mujeres y que la tasa de paro juvenil dobla la del conjunto de la población, "si se consideran hombres y mujeres por separado, y se examina lo que ocurre en los mismos tramos de edad, las tasas de desempleo son menores en España cuanto mayor es el nivel educativo alcanzado", sostiene el autor.