Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La dura batalla de una niña de 3 años contra una enfermedad del hígado incurable

niñatelecinco.es

Imogen Cooper tiene una afección hepática rara que hace que su piel se vuelva amarilla. Padece atresia biliar, causada por un conducto biliar defectuoso para el cual no existe cura conocida. Aunque se enfrenta a toda una vida de atención médica y hospitales, Imogen es muy optimista y positiva con su situación.

Con sólo seis semanas, Imogen ya necesitaba una operación, llamada prodecimiento de Kasai, para ayudar a drenar la bilis de su hígado. Ahora, a los tres años de edad, podría necesitar en cualquier momento un trasplante, un procedimiento muy arriesgado que contiene la posibilidad de que el cuerpo rechace el nuevo órgano.
Aunque es probable que los afectados tomen medicamentos contra el rechazo de por vida, por ahora Imogen sigue siendo optimista y positiva sobre la vida. Su madre, orgullosa de ella, le dijo a ECHO: "De momento, Imogen está en buenas condiciones". "Ella es una niña normal y encantadora, pero vivimos con el hecho de que un día necesitará un trasplante masivo, así que tratamos de vivir el momento lo más posible".
Cuenta que "Imogen sabe que tiene un hígado pobre y tiene una cicatriz de un lado de su tripa al otro. ¡Le llama mordida de tiburón y dice que le mordió un tiburón!".
Su querido abuelo, a quien llama "Gramps", completó recientemente un paseo en bicicleta de 100 millas, llamado Cheshire Cheetah, a 30 grados en el Día del Padre. Con ello, ha recaudado 680 libras para la Fundación de Enfermedades del Hígado Infantil (CLDF).
Su hija de 34 años, Alex, que también tiene una niña de seis años llamada Eleanor con su esposo Martin, dijo: "Papá ha sido un apoyo increíble para mí y nuestra familia desde que Imogen fue diagnosticada". "Realmente no creo que hubiéramos podido superar todo sin su apoyo".
Imogen, de Parkgate, está preparada para toda una vida de atención médica, y aunque no hay cura para la enfermedad hepática infantil, su condición se detectó temprano, teniendo así una oportunidad de sobrevivir.
El procedimiento de Kasai –que es el que recibiría Imogen- se realizó en 1959 por un cirujano japonés.  Sin el procedimiento, la bilis producida en el hígado daña las células, y el hígado termina con cicatrices graves.
Un trasplante de hígado es la forma aceptada de tratamiento. En esta etapa, la piel de los niños puede volverse a un amarillo notable.
Alison Taylor, Directora Ejecutiva de la Fundación de la Enfermedad del Hígado Infantil, dijo: "El CLDF toma medidas contra la enfermedad hepática infantil proporcionando información y apoyo emocional, fondos para la investigación y una voz para todos los afectados".