Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un niño de 13 años efectúa más de 40 disparos contra sus vecinos en Calatayud

Una niña de 11 años apunta con una escopeta al ladrón que se coló en su casaInformativos Telecinco

Un niño de 13 años ha resultado ser el autor de más de 40 disparos con una pistola y una carabina con miras telescópicas. La Policía ha localizado en Calatayud (Zaragoza) más de 20 impactos de perdigón en el balcón de una denunciante que llevaba varios días escuchando golpes en la ventana.

La Policía Nacional de Calatayud acudió a la llamada de vecinos de varios bloques de las calles Emilio Gimeno, Los Rubio Vergara y Benito Vicioso que comparten patio interior que, alertados por los impactos que habían sufrido en sus ventanas, manifestaban estar siendo víctimas de disparos que han llegado a romper algún cristal.
Los agentes desplazados al lugar observaron con asombro cómo lo que parecían impactos de perdigón llegaban a atravesar marcos de alumnio, rompían cristales o llegaban a incrustarse en la pared.
Una de las vecinas explicó a los policías que ya había oído ruidos el fin de semana sin saber qué estaba pasando. La hija de esta señora localizó al menos el resto de 20 perdigones en el suelo de la terraza.
Tras confirmar la zona posible de disparo, los agentes procedieron a la identificación de los vecinos de varios inmuebles, donde finalmente se pudo localizar a una vecina que facilitó la entrada a los agentes para inspeccionar la terraza desde donde se presuponía que se habían realizado los disparos.
Finalmente y después de varias incongruencias, la mujer reconoció tener dos armas sin ningún tipo de licencia, una pistola de aire comprimido y una Carabina calibre 4.5. 
No era la primera vez, pero parece que el menor había hecho prácticas de tiro en la terraza sobre una botella de plástico, aprovechando la ausencia de su madre, que desconocía que los disparos fallados estaban llegando a sus vecinos de patio interior.
Las armas han quedado intervenidas y las denuncias por los daños producidos se han tramitado en la Comisaría de Policía Nacional de Calatayud.