Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sus padres dejan de darle dinero porque rechazan su relación con un chico negro

Sus padres dejan de proporcionarla dinero porque rechazan su relación con un chico negroGoFundMe Allie Dowdle

Allie Dowdle, de 18 años y oriunda de Memphis, EEUU, ha conseguido más de 12.000 euros en donaciones a través de 'GoFundMe' después de denunciar que sus padres decidieron dejar de darle sustento económico porque, según relata, rechazan a su novio Michael, un chico negro, "estrictamente por su color de piel".

Más de 13.000 dólares, es decir, más de 12.000 euros. Esa es la cifra que ha conseguido Allie Dowdle a través de donaciones después de contar su historia en el portal de GoFundMe, un sitio web desde el que habitualmente son lanzadas campañas e iniciativas normalmente solidarias con el objetivo de reunir dinero y cualquier otra ayuda extra.
Ha sido aquí donde ha confesado que sus padres han decidido dejar de darle sustento económico, quitándola el coche y el teléfono, así como el dinero para ir a la universidad.
La razón, según ha escrito la joven, de 18 años y oriunda de Memphis, EEUU, es porque tanto su madre como su padre rechazan a su novio "estrictamente por su raza".
"Hace un año le dije a mis padres que había comenzado a salir con un chico llamado Michael. Esperando poder compartirlo e integrarle en mi familia, les enseñé a mis padres una foto de él y la conversación se terminó incluso antes de que hubiese empezado. Mi padre no me dio opción: me dijo que no me permitían ver a Michael nunca más. ¿Por qué? Estrictamente por su color de piel".
Así de tajante se muestra Allie, quien prosigue explicando que siguió viéndose con su novio después de aquello, llevándolo con discreción.
"Durante el pasado año he luchado duramente para que mis padres vean a Michael como un ser humano en lugar de (despectivamente) como un afroamericano", dice, refiriéndose a connotaciones racistas.
Así, finalmente, Michael y ella se decidieron "hace aproximadamente un mes" a presentarse personalmente ante sus padres, algo que encontró todavía una respuesta más drástica a la anterior: privarla del sustento económico y los privilegios anteriormente citados.
"Desafortunadamente no podré ir a la universidad si no encuentro dinero de alguna forma", escribía apesadumbrada, explicando que "para el primer año de su formación" necesitaba "10.000 dólares" (unos 9.400 euros).
"He intentado encontrar trabajo pero sigo viviendo en casa de mis padres porque no tengo otro sitio donde vivir y mi padre ha hecho todo lo que está a su alcance para hacer el mundo aún más difícil para mí. No soy capaz de conseguir un trabajo porque no dispongo de un vehículo con el que poder desplazarme", incide.
Y, parezca o no increíble, lo cierto es que, efectivamente, su reclamo obtuvo una rápida y positiva respuesta, consiguiendo más del dinero que requería.
No obstante, no ha sido sin recibir ciertas críticas, pues hay quien no da credibilidad a su testimonio e incluso quien ve en él todavía una mayor muestra de racismo, denunciando que esa no es ninguna forma de combatirlo y que se trata de una campaña egoísta.
Más allá, en declaraciones recogidas por NY Daily News, el padre de Allie, Bill Dowdle, confesó que aunque el hecho de que su hija salga con un chico negro puede que no sea su "preferencia", –por diversas "cuestiones" relacionadas con las relaciones interraciales en el sur–, él no es quien para elegir con quién queda su hija. Además, asegura que no es racista y "nunca fue sobre su raza" y que lo que enfadó a sus padres es que se vieran desde el principio en secreto. Por ello, justifica que la decisión de privarle de sustento económico es un toque de atención: "es obvio que necesita salir fuera y crecer", sentencia.