Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La diferencia de peso por sexos no determina el área de alimentación de la avutarda común, según CSIC

Un equipo de investigadores y científicos del Museo Nacional de Ciencias Naturales-CSIC ha constatado en un estudio publicado por la revista científica Ardeola, que la disponibilidad de comida y no la diferencia de peso por sexos, determina el área de alimentación de la avutarda común, según ha informado SEO/Birdlife.
La avutarda común (Otis tarda) es la más voluminosa de las especies de la avifauna ibérica y una de las aves voladoras más pesadas que se conocen, cuyos machos pueden alcanzar hasta los 13 kilos de peso. Sin embargo, el hecho de que las hembras pesen entre 3 y 5 kilos ha llevado a pensar a los investigadores que era lógico que el área de alimentación fuese mayor en el sexo más grande ya que sus necesidades energéticas son más elevadas.
Para comprobar la hipótesis se realizó en invierno y en una zona cerealista de la Comunidad de Madrid, un seguimiento de grupos unisexuales formados por solo machos o solo hembras. El objetivo era desvelar el patrón temporal de la alimentación en ambos bandos, la proporción de aves que se alimentan de manera activa, y el tamaño del área de forrajeo de cada sexo.
Para estudiar los objetivos, los autores registraron el comportamiento y los movimientos de los bandos de avutardas durante las mañanas invernales y muestrearon la disponibilidad de comida. A pesar de lo que se creía, no hubo diferencias entre sexos ni en el tamaño del área de forrajeo ni en la selección de sustrato (leguminosas o garbanzos).
Por último, según la responsable del programa de Agricultura y Alimentación de SEO/BirdLife, Inés Jordana, este estudio ha revelado "la necesidad de promover sistemas agrarios diversificados para favorecer a la biodiversidad y las especies protegidas ligadas a los campos de cultivo" como es el caso de la avutarda.