Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La dieta mediterránea podría reducir el riesgo de cáncer de útero

Dieta mediterráneaGtres

Quienes consumen la dieta mediterránea tienen menor riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer y hasta un 33% menos de tumores gástricos. Pero el estudio publicado en 'British Journal of Cancer' concluye que las mujeres que  consumen esta dieta mediterránea podrían reducir su riesgo de cáncer de útero en más de la mitad, concretamente un 57%.

Investigadores italianos analizaron las dietas de más de 5.000 mujeres para ver cómo se ajustaba su alimentación a la dieta mediterránea. El equipo separó la dieta mediterránea en nueve componentes diferentes y midió hasta qué punto las mujeres se ajustaban a ellos.

Los investigadores encontraron que las mujeres que se adhirieron a la dieta mediterránea más estricta más redujeron su riesgo de cáncer de útero en más de la mitad, en concreto el 57%. Aquellas que tomaban seis elementos propios de la dieta redujeron su riesgo de cáncer de útero en un 46% y las que tomaban cinco, registraron un riesgo un tercio menor, un 34%.

Pero en el caso de las mujeres cuya alimentación incluye menos de cinco alimentos de la dieta mediterránea no redujo su riesgo de cáncer de útero significativamente.
"Nuestra investigación muestra el impacto que una dieta sana y equilibrada podría tener sobre el riesgo de una mujer de desarrollar cáncer de útero. Nuestras opciones del día a día, al igual que lo que comemos y lo activos que somos, afectan a nuestro riesgo de cáncer", señala la autora principal, Cristina Bosetti, del Instituto de Investigación Farmacológica, en Milán, Italia.

"El riesgo de cáncer se ve afectado por nuestra edad y nuestros genes, pero un estilo de vida saludable también puede desempeñar un papel en la reducción del riesgo de algunos tipos de cáncer. No fumar, mantener un peso saludable, la actividad física, comer de forma saludable y reducir el consumo de alcohol ayuda a reducir las probabilidades", concluye la doctora Julie Sharp, jefa de información de salud de 'Cancer Research UK’.