Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los diabéticos piden a la Defensora del Pueblo que su enfermedad deje de ser motivo de exclusión genérica

La Federación Española de Diabetes (FEDE) ha mantenido una reunión con la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, en la que ha pedido que la diabetes deje de ser motivo de exclusión genérica y ha expuesto la discriminación que sufren los diabéticos para aspirar a distintos puestos de trabajo públicos ofertados por las diferentes administraciones públicas y reclaman que se valore cada caso individualmente.
El asesor legal de la federación, Julio Sánchez - Fierro, ha explicado durante el transcurso de la reunión, que para el colectivo de personas con diabetes, a día de hoy, existen actividades profesionales a las que no pueden acceder, debido los cuadros de exclusión que, a pesar de estar desfasados, permanecen vigentes y no tienen en cuenta los avances científicos y médicos que hacen que, a día de hoy, una persona con diabetes no debería estar a priori excluida para desarrollar cualquiera de las actividades anteriormente descritas".
Por ello, FEDE ha solicitado un análisis en detalle y pormenorizado de esta realidad a la Defensora del Pueblo y contar con su apoyo para que se elimine la discriminación que sufren los aspirantes que padecen diabetes en convocatorias públicas en procesos selectivos de personal al servicio de cualesquiera que sea la Administración Pública convocante. Becerril ha recibido con interés esta propuesta que ha asegurado valorarán de cara a tomar las medidas oportunas al respecto.
FEDE, que lleva años trabajando por acabar con esta situación, que se ha reunido durante este años también con expertos en derecho sanitario, sociedades científicas y representantes parlamentarios, ha propuesto que se valore cada caso de forma individual, teniendo en cuenta el tipo de diabetes, tratamiento y grado de control glucémico para definir si una persona es apta o no pare ese puesto de trabajo.
Por otra parte, se ha considerado la posibilidad de que todas aquellas personas con diabetes que sufran cualquier tipo de discriminación laboral puedan presentar una queja, a nivel individual, ante esta Institución para que también se tengan en cuenta
La gerente de FEDE, Mercedes Maderuelo, ha afirmado que, "nos sentimos optimistas tras el encuentro mantenido con la Defensora del Pueblo, y esperamos que la diabetes deje de ser una barrera para la inserción en puestos de trabajo en el ámbito del sector público, ya que los avances sanitarios, técnicos y formativos permiten un autocontrol y un desarrollo normal del día a día a las personas con esta patología y, por tanto, pueden realizar estas actividades laborales con total normalidad".