Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ola de frío polar se despide mañana de la Península aunque la nieve y las heladas siguen hasta el domingo

La nieve puede llegar mañana a Madrid capital y el aviso rojo seguirá en Valencia
La ola de frío polar se despedirá de la Península entre este jueves 19 de enero y el viernes 20 de enero, aunque la nieve y las heladas continuarán hasta el domingo, según ha puntualizado a Europa Press la portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Ana Casals, que ha destacado los avisos rojos de este 19 de enero en Alicante, Murcia y Valencia, que se mantendrán el viernes en Valencia. Además, es probable que nieve en Madrid capital aunque no se espera que cuaje.
Casals ha explicado que esta madrugada se han registrado temperaturas bajas en poca altitud, como ha ocurrido en los casos de Soria (-10ºC); Aranda de Duero (-12,2ºC); Cuéllar, en Segovia (-13,8ºC); Ávila capital (-9,9ºC); Olmedo, en Valladolid (-12ºC); León (-12,3ºC) o Benavente, en Zamora, con -7,6ºC; mientas que en zonas más altas ha señalado el caso de los -23ºC alcanzados en una estación de montaña de Girona.
En cualquier caso, la portavoz ha añadido que la ola de frío desaparecerá del país "sin que ello implique no haya más nevadas ni heladas", que continuarán a lo largo de toda la semana. La portavoz ha explicado que las olas de frío se caracterizan por varios factores (temperatura, duración, territorio afectado y anomalía de la temperatura media) y que, en el caso de esta última, "lo excepcional es que ha afectado a muchas provincias pero no ha durado mucho, unos tres días".
También ha destacado que "ha afectado a zonas que no son habituales, como zonas de playa" y no sólo en el norte peninsular, en alusión a valores como los alcanzados en el aeropuerto de Cádiz, donde se han registrado los 2,7 grados bajo cero, o las nevadas que se han producido en Murcia (donde no se registraba este fenómeno desde hace 34 años) o en Torrevieja (Alicante), donde se ha producido la primera nevada en 103 años.
De cara a los próximos días, Casals ha avanzado que "poco a poco" va a subir la cota de nieve. En concreto, este viernes habrá precipitaciones localmente fuertes o persistentes en la Comunidad Valenciana y mitad oeste de Baleares, con nevadas en el interior del cuadrante sureste peninsular y heladas, sobre todo en el tercio norte peninsular, así como intervalos de viento fuerte en el litoral noreste peninsular y Baleares.
La cota de nieve rondará los 1.000 metros en la Comunidad Valenciana y Baleares, y los 600/900 metros en el resto de la Península. La Comunidad de Madrid ha activado el aviso amarillo (riesgo) por nevadas, con una probabilidad de entre el 10 y el 140 por ciento en el área metropolitana, aunque Casals ha subrayado que será "difícil que cuaje" en la ciudad. En la zona de la sierra, la probabilidad aumenta entre el 40 y el 70%.
Por este motivo, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior, de acuerdo con las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), ha alertado por nevadas en el cuadrante sureste peninsular y, con mayor intensidad, en las comunidades autónomas de Valencia, Murcia y este de Castilla-La Mancha, donde podrán alcanzar 25 centímetros de espesor, en cotas de 300-400 metros.
Se prevén nevadas en la Comunidad de Madrid, pudiendo situarse la cota de nieve a partir de 600 metros y acumular 5 centímetros en la sierra y 2 centímetros en el resto de la Comunidad. En el caso urbano de Madrid, no se esperan estas acumulaciones porque no se prevén temperaturas por debajo de cero grados. La Delegación de Gobierno ha activado en la fase de Alerta el Acuerdo de Coordinación de actuaciones ante situaciones de nevadas en la red de carreteras del Estado en esta Comunidad Autónoma.
El sábado, las precipitaciones serán localmente fuertes o persistentes en el sur de Valencia, norte de Alicante y Baleares, con vientos fuertes en el extremo oriental peninsular y Baleares, y la cota de nieve entre los 800/1.100 metros en la Península y los 1.000/1.200 metros en Baleares.
TEMPORAL EN EL MEDITERRANEO
Mientras, la borrasca del Mediterráneo, que estos días está provocando importantes nevadas en el sureste peninsular, tenderá a profundizarse en el entorno de las islas Baleares, a partir del próximo sábado 21 de enero, dando lugar a una situación de vientos fuertes, lluvias persistentes y muy mal estado de la mar en el área mediterránea.
El viento será fuerte con intervalos de muy fuerte y rachas de más de 100 kilómetros hora (km/h) en zonas de Baleares, y rachas de más de 80 km/h en los litorales de Cataluña y de la Comunidad Valenciana. El estado de la mar será muy adverso en las zonas marítimas del Mediterráneo así como en las zonas costeras de Baleares, Cataluña y comunidades de Valencia y Murcia, con vientos del Noreste fuerza 8, incluso ocasionalmente fuerza 9 en zonas de Baleares, con olas de cuatro a siete metros.
En cuanto a la precipitación, se prevé que las lluvias persistentes y, ocasionalmente fuertes, afecten principalmente a Baleares, a zonas del sur de Valencia y norte de Alicante y a Girona. Estas precipitaciones se sumarán a las acumulaciones importantes ya registradas durante los días previos. La situación más complicada se prevé el 21 y 22 de enero, tendiendo a remitir a partir del lunes 23.
CONSEJOS
Por todo ello, Protección Civil y Emergencias mantiene activado el Protocolo de Coordinación de actuaciones de los órganos de la Administración General del Estado ante nevadas y situaciones meteorológicas extremas que puedan afectar a la red de carreteras del Estado, en fase de alerta.
Además, con carácter general, Protección Civil y Emergencias recomienda a los ciudadanos que se protejan y extremen las precauciones ante los riesgos derivados de temperaturas extremas por frío, con especial atención a los colectivos más vulnerables, por lo que aconseja estar informado a través de los medios de comunicación y seguir las recomendaciones.
En concreto, ante la previsión de nieve, recomienda que, si es imprescindible viajar por carretera, hay que llevar cadenas o neumáticos de invierno, ir muy atento y tener especial cuidado con las placas de hielo, además de informarse de la situación meteorológica y el estado de las carreteras, extremar las precauciones, revisar el vehículo y atender las recomendaciones de Tráfico.
También aboga por revisar los neumáticos, anticongelante y frenos; y tener la precaución de llenar el depósito de la gasolina, así como llevar ropa de abrigo y un teléfono móvil con batería de recambio y/o cargador de automóvil.
En caso de estar atrapado en la nieve, se aconseja permanecer en el coche, con la calefacción puesta, renovando cada cierto tiempo el aire, y vigilar que el tubo de escape no esté obstruido para evitar que los gases penetren en el interior del vehículo.
En caso de quedarse aislado y necesitar ayuda, pide no intentar resolver la situación por uno mismo, tratar de informar de este hecho y, salvo que la situación sea insostenible, esperar asistencia.
Ante vientos costeros, si se encuentra en zonas marítimas, aconseja alejarse de la playa y de otros lugares bajos que puedan ser afectados por las elevadas mareas y oleajes que suelen generarse ante la intensidad de vientos fuertes. Se recomienda también evitar estacionar los vehículos en zonas que puedan verse afectadas por el oleaje y recuerda que, en estas situaciones, el mar adquiere condiciones extraordinarias. Por último, pide no poner en riesgo la vida por captar imágenes del fuerte oleaje.