Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los deportistas de élite pueden tener un sueño de peor calidad

La práctica de ejercicio suele ayudar a conciliar mejor el sueño pero una revisión de estudios de la Universidad de Loughborough (Reino Unido) muestra que en el deporte profesional no siempre es así y hasta la mitad de los deportistas de élite duerme poco o mal, según datos publicados en la revista 'Sports Medicine'.
El objetivo de los investigadores era ver en la literatura científica si el deporte de élite puede afectar de forma negativa a la calidad del sueño, para lo que revisaron 37 trabajos publicados entre 2001 y 2016 que incluyeron atletas profesionales, olímpicos y paralímpicos, la mayoría hombres de 18 a 30 años.
Los investigadores se centraron en los síntomas que caracterizan el insomnio, tales como caídas, un cansancio excesivo durante el día o sensación de no descansar al dormir.
De este modo, vieron que entre un tercio y la mitad de los deportistas, según el estudio en cuestión, solían dormir mal, siendo los parálimpicos los que tenían más síntomas propios del insomnio.
"Los hallazgos mostraron un alto nivel de problemas de sueño entre los deportistas de élite aunque, sin embargo, hay poca evidencia que sugiera que estos niveles son mucho más altos que los del resto de jóvenes de su edad, con independencia de su rendimiento físico", según Luke Gupta, principal autor del estudio.
El análisis también puso de relieve aspectos del deporte de élite que pueden condicionar esta peor calidad del sueño de estos deportistas, tales como viajes internacionales, entrenamientos a primera hora del día o insomnio por la preocupación previa a una gran competición. De hecho, Gupta y su equipo creen que la siesta puede ser clave para evitar muchos de estos problemas.
Asimismo, otros factores que podían afectar a su mala calidad del sueño son la preocupación o ansiedad de tener un buen resultado en su disciplina o la excitación posterior a la misma, que les impide conciliar posteriormente el sueño. "Retrasar la hora de acostarse usando estrategias de relajación puede ayudarles a minimizar ese impacto", han señalado.