Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los deportistas y las mujeres con menopausia tienen más riesgo de sufrir una fractura de mano o muñeca, según un experto

La mano y la muñeca forman parte del desempeño de las actividades de la vida cotidiana y, como cualquier articulación, pueden sufrir lesiones, entre las que se encuentran el síndrome del túnel carpiano o las fracturas de muñeca, las más frecuentes en deportistas y mujeres con menopausia (ligadas a la osteoporosis), según el especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Quirónsalud Vizcaya, José Salcedo.
Esta situación ha sido explicada por el doctor en el marco del proyecto divulgativo 'Encuentros con la Salud', bajo el título 'Avances en cirugía y traumatología en patologías de mano y muñeca', impulsada por Quirónsalud Vizcaya, donde Salcedo ha destacado también que, a la hora de valorar el progreso de su especialidad, "han ganado terreno la cirugía mínimamente invasiva, sumada a la ecografía, además de la artroscopia".
"Tiempo atrás, cuando una persona mayor padecía una fractura o una enfermedad de este tipo, las manos se dejaban sin tratar una vez realizada la primera intervención. Hoy en día se mantiene el corazón más joven y se procura recuperar toda la movilidad posible, tenga la edad que tenga el paciente, para que no pierda dinamismo ni capacidades", ha explicado el especialista.
En cuanto a los deportistas, la aparición del plasma rico en factores de crecimiento en los tratamientos para estos ha hecho que la población se interese más por este asunto.
Sin embargo, según Salcedo, "no hay evidencias científicas que establezcan que las lesiones de las articulaciones de mano y muñeca se curen con fármacos o plasma rico en factores de crecimiento", aunque "sí parece una evidencia demostrada que el uso del plasma reduce el dolor de la articulación y, por tanto, mejora la calidad de vida del paciente, que no es poco".