Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un cura deniega la primera comunión a una discapacitada por no entender el sacramento

Hostia consagrada. Foto: GtresGtres

El Obispado de Orihuela-Alicante ha asegurado este viernes que la decisión del párroco de Monforte del Cid (Alicante), que no permite que una niña con una discapacidad severa realice la catequesis y haga la comunión, "no es una manía" del sacerdote sino que "responde a la normativa de la Iglesia", que requiere que los niños comprendan el sentido de este sacramento, según han informado a Europa Press fuentes de la Diócesis.

Amigos de la familia han decidido movilizarse y están recogiendo "cientos de firmas" en apoyo de la pequeña, de siete años y afectada por una discapacidad severa, ya que aunque la madre no quiso emprender ninguna acción cuando el sacerdote le comunicó la negativa porque se encuentra volcada en el cuidado de su hija, sí se sintió "sorprendida" y "hundida".
El pasado miércoles pusieron en marcha una campaña de recogida de firmas para respaldar a la niña ante una situación que consideran "injusta", y en dos días ya han recabado cientos de apoyos en el municipio, según ha detallado a Europa Press la madre de la niña, María Carmen Pomares.
La negativa del cura se produjo el pasado mes de septiembre, cuando la madre de la pequeña de siete años acudió a inscribirla en los cursos de catequesis de la parroquia de Monforte del Cid. En la entrevista con el párroco, a preguntas de éste sobre el estado de la niña, la madre le comunicó su deseo de que hiciera la comunión pese a que, según admitió, su hija "no iba a comprender el significado de lo que iba a recibir".
"Sin ánimo de discriminar"
Por su parte, fuentes del Obispado han defendido la postura del cura, quien, aseguran, no ha actuado "por manía" ni con "ánimo de discriminar a nadie", sino que ha seguido la normativa de la Iglesia Católica, que exige que quien recibe la comunión "deba tener un mínimo de conocimiento de lo que significa".
"Es un tema muy delicado, estamos seguros de que la madre piensa que hace lo mejor para su hija, pero con el máximo respeto a esta niña y a su familia, hay que recordar que para tomar un sacramento se tienen que cumplir una serie de requisitos que la pequeña no cumple", han indicado fuentes de la Diócesis.