Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un delfín muerde a una niña en Florida

Un delfín muerde a una niña en FloridaInformativos Telecinco

Jillian Thomas, una niña de 8 años, fue mordida la semana pasada por un delfín hambriento en un parque acuático en Orlando, Florida, cuando daba de comer al animal. Después del mordisco, la mano izquierda de la pequeña estaba hinchada y presentaba tres heridas punzantes del tamaño de monedas de 2 céntimos.

El suceso ha sido recogido por el Daily Mail, reflejando que los delfines no son solo criaturas pacíficas, sino que también pueden ser animales agresivos. La web cuenta como el padre de la niña, Jamie Thomas, capturó el suceso en video. En él se puede ver cómo el delfín se acerca a la mano de la niña cuando ella está mirando hacia otro lado hasta que cierra sus mandíbulas alrededor de la mano de Jillian e intenta arrastrarla hacia el agua. "Lo primero que pensé es que me tenía que lanzar al agua para salvar a mi hija. Estaba convencido de que iba a ser arrastrada al agua" aseguraba el padre, aunque al final su hija no acabó en el agua.
La mano de la pequeña ya se está curando pero los padres se quejaron de que los empleados del parque trivializaron el suceso, y mostraron su preocupación de que algo parecido pueda vovler a ocurrir. Por ello, el padre decidió colgar el video del suceso en Internet, "para avisar a otros padres".
La madre, Amy Thomas, explicaba que de haber sabido que los delfines podían morder, hubiera tenido más cuidado. “Me sentía a salvo”, relataba, “Todo el mundo imagina a los delfines sonriendo, no como animales que van mordiendo. Olvidas que son animales salvajes”.
La familia Thomas ha decidido no emprender ninguna acción legal con el parque acuático, pero sí piden a la dirección del centro que aumente la edad de acceso al recinto de los delfines y avise a las familias de que los animales no son tan amigables como imaginan.