Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cuenca del Júcar y del Segura, bajo mínimos

En Alicante el embalse de Amadorio,  a solo un 16% de su capacidad, se seca. La falta de lluvias ha empeorado la situación de algunos pantanos del Júcar y Segura que se han quedado bajo mínimos. El gobierno ha prorrogado por un año la situación de sequía en las dos cuencas pero los agricultores están preocupados. La previsión de un otoño seco, y la escasez de agua pueden encarecer los costes, y hacer perder una parte importante de los cultivos. También el consumo doméstico puede verse afectado.

Este verano ya ha habido cortes de agua en pueblos de la comunidad valenciana, que amenazan con volver a repetirse si no llueve. Otra cuenca que atraviesa dificultades es la andaluza. El embalse de Colomera en Granada, está a un tercio de su capacidad. La falta de precipitaciones puede provocar importantes daños en las cosechas. Si los agricultores no paran de mirar al cielo, los vecinos de Fuente de Piedra en Málaga también esperan la lluvia, impacientes. Llevan desde mayo sin agua potable. Ochenta mil familias en la comarca están sufriendo los graves efectos de la sequía.