Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una viuda de 86 años vive en un crucero desde que falleció su marido

Una viuda de 86 años vive en un crucero desde que falleció su maridoThe Mirror

Hace siete años, Lee Wachtstetter, de 86 años, vendió su lujosa casa en Fort Lauderdale, Florida, y decidió vivir de forma permanente en el mar, después de que en su lecho de muerte su marido le dijera que no dejara de viajar en crucero.

La viuda gasta 140.000 euros al año en vivir en un crucero de forma permanente. Conocida cariñosamente como Mama Lee, la abuela de siete nietos ha estado viviendo en al crucero Crystal Serenity, con capacidad para 1.070 pasajeros, más que algunos de los 655 empleados del barco. La intrépida marinera ha desembarcado en diferentes países. Dejó de contarlos al llegar a 100, informa The Mirror.
Su marido, Mason, un banquero, la introdujo en el viaje en crucero y la pareja realizó 89 durante sus 50 años de matrimonio. Desde que Mason murió de cáncer en 1997, Lee ha realizado unos 100 más y ha dado 15  veces la vuelta al mundo.
Mama Lee considera que los países asiáticos son los más fascinantes porque son muy diferentes a su país. “Vivo una vida al día, libre de estrés, una vida de cuento”, explica.
Aunque admite que no suele desembarcar porque ya ha visitado los países antes, sí hay un lugar que nunca se pierde: el Gran Bazaar de Estambul. “Puedes encontrar increíbles regalos u ostentosos trajes, perfectos para un uso forma o casual y no muy caros”, indica. “Me tengo que refrenar cada vez porque tengo un espacio limitado en mi camarote”.
Admite que echa de menos a su familia, pero se mantiene en contacto con sus tres hijos y siete nietos vía Internet.
“Bailo cada noche durante un par de horas después de cenar, lo he estado haciendo durante años. Y también entreno con los instructores de baile del barco”, apunta.
Pero su vida de lujo tiene un coste: ha engordado 11 kilos desde que vive en el mar. El director del hotel Serenity, Hubert Buelacher, cree que “es una mujer asombrosa, única en su clase”.