Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El correcto manejo de la vejiga neurógena es clave para la supervivencia y calidad de vida de los lesionados medulares

La vejiga neurópgena es la falta de control de la vejiga por una alteración del sistema nervioso que puede estar producida por una lesión de la médula espinal y, en estos casos, su manejo adecuado es clave para la supervivencia y calidad de vida de estos afectados.
Así lo han destacado diferentes expertos durante las XXXIII Jornadas Nacionales de la Sociedad Española de Paraplejia y el XXII Simposio de Enfermería Especializada en Lesión Medular que se celebran estos días en Bilbao, donde se ha presentado un Manual de Casos Clínicos sobre el manejo de este trastorno.
El síntoma principal es la pérdida de control del vaciado urinario y está considerada como la primera causa de morbimortalidad del paciente con lesión medular, patología de la que se diagnostican alrededor de 1.200 nuevos casos al año.
La jefa de la Unidad de Lesionados Medulares del Hospital Universitario Cruces de Bilbao, Maria Luisa Jáuregui, ha reconocido que para su manejo es necesario contar con un equipo multidisciplinar compuesto por urólogos, rehabilitadores y enfermería especializada, con el objetivo de mejorar tanto la supervivencia como la calidad de vida del paciente con lesión medular.
Por su parte, el jefe de la Unidad de Lesionados Medulares del Hospital Universitario Vall d'Hebron de Barcelona, Miguel Ángel González Viejo, insistió en que el cateterismo intermitente es el tratamiento estándar de oro para el manejo de la vejiga neurógena, ya que "garantiza de forma segura el vaciado de la orina, preservando la función de la vía urinaria superior".
Además, la colocación de un colector garantiza que la vejiga no muestre presiones de riesgo que puedan provocar reflujo y lesión de la vía urinaria superior (riñones).