Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 53% de los menores considera que sus padres se despistan al volante para atenderles, según un estudio

El 53% de los menores, de entre 5 y 12 años, considera que sus padres se despistan al volante para atenderles cuando están conduciendo, frente al 2% de los adultos que reconoce llevar a cabo esta práctica cuando se encuentra al volante. Así lo refleja el estudio 'Hábitos de seguridad vial de padres e hijos en el coche' realizado por Midas, junto a la empresa demoscópica Ipsos y la Asociación Nacional para la Seguridad Infantil.
El informe, que ha sido presentado este miércoles 28 de septiembre, se ha llevado a cabo a través de una muestra de 1.500 personas; 750 encuestas realizadas a padres (de 25 a 54 años) y a hijos (de 5 a 12 años), cuyos progenitores son conductores habituales de coche. Asimismo, la compañía y la asociación han lanzado una guía de seguridad vial para las familias.
El documento refleja que los menores de 5 a 12 años consideran, en un 11%, que los adultos conducen "deprisa" cuando viajan en el vehículo con ellos, mientras que el 7% de los adultos reconoce conducir por encima de la velocidad permitida cuando viaja con sus hijos.
En cuanto a los sistemas de retención en el coche, 7 de cada 10 niños encuestados de entre 5 y 12 años afirman que van siempre sentados en su silla infantil, frente al 28% de estos que aseguran no utilizar su silla especial nunca. Un porcentaje que corresponde en más de la mitad de los casos (53%) a los que tienen más de 9 años y por lo tanto, pueden medir ya más de 135 cm. No obstante, el 86% de los niños reconoce que viaja en los asientos traseros, ya sea en la silla regulatoria para los más pequeños o utilizando los cinturones de seguridad obligatorios.
En este sentido, la directora de marketing de Midas, Inmaculada Seco, ha señalado que "los sistemas de protección en el coche, tanto para niños como para padres, son vitales para garantizar la seguridad vial de todos los ocupantes" y ha añadido que "cuando se habla de seguridad infantil en los vehículos, el Reglamento General de Circulación obliga a utilizar sistemas de retención infantil (sillas de coche) y ocupar los asientos traseros para los menores de edad de estatura igual o inferior a 135 centímetros". "La mejor forma para hacer reflxionar a los padres son los hijos", ha declarado.
Igualmente, el estudio recoge que el 97% de los menores encuentados aseguran que sus padres utilizan el cinturón de seguridad cuando conducen y el 17% mantiene que su padre o madre habla por teléfono cuando conduce. Asimismo, 4 de cada 10 (37%) destaca que sus padres lo utilizan cuando el vehículo está parado.
COMPORTAMIENTO EN EL INTERIOR DEL COCHE
El informe indica que el 35% de los padres asegura que atiende a sus hijos en el coche sin llegar a darse la vuelta y manteniendo su atención en la carretera. Además, 6 de cada 10 padres (63%) afirman que piden a sus hijos que esperen a parar para poder atenderles debidamente.
En cuanto a las actitudes de los menores cuando entran en el coche, 8 de cada 10 niños dicen que 'entran solos en el vehículo' sin ser ayudados por sus padres; el 90% de los que se entran solos, corresponde a los que tienen entre 9 y 12 años.
En el momento de salir del coche, el 58% de los pequeños sale solo (el 79% de estos tiene de 9 a 12 años), mientras que el 42% lo hace ayudado por su padre o madre. Por otro lado, según el estudio de Midas, más de la mitad de los pequeños (59%) se abrochan ellos mismos el cinturón, el 23% lo hace ayudado por sus padres y el 18% considera que a veces lo abrochan ellos y a veces son ayudados por adultos.
Ante desplazamientos y viajes largos, padres e hijos reconocen que siempre paran en algún momento para descansar durante los viajes (71% y 65%, respectivamente).
Durante estos trayectos diarios o viajes largos en coche, la mayoría de menores españoles (83%) dice que "se portan bien en el coche", mientras que el 20% declara portarse que "regular". Además, 4 de cada 10 pequeños considera que "nunca pide nada en el coche como agua, chucherías o comida".
Asimismo, el 70% de padres e hijos considera que se enfadan algunas veces; y 3 de cada 10 encuestados destaca que los padres "gritan o hacen gestos feos" a otros conductores cuando conducen.
SEGURIDAD VIAL EN ZONAS ESCOLARES
El estudio de Midas también ha querido reflejar el comportamiento de los padres españoles cuando utilizan el coche como transporte habitual para dejar a sus hijos en el colegio. De los niños que van al centro escolar en coche con su padre y/o madre, casi la mitad (44%) reconoce que sus padres aparcan el vehículo en frente, al lado de otros coches de forma poco adecuada.
Por su parte, el 55% afirma que sus padres buscan aparcamiento lejos del colegio. A la hora de recoger a los pequeños a la salida del centro, la mayoría de los niños (75%) reconocen que sus padres les recogen en la puerta del centro educativo para ir juntos hacia el coche. Sin embargo, en el momento de montar en el vehículo, 6 de cada 10 asegura que abren ellos mismos la puerta del coche cuando les recogen.
Para la Asociación Nacional de Seguridad Infantil estas acciones, no permitidas pero sí aceptadas socialmente, (como la de aparcar incumpliendo las normas o cruzar de riesgo) deberían desterrarse para conseguir una sociedad culturalmente comprometida con su seguridad y con la de los demás.
"Queremos que nuestros hijos aprendan seguridad vial en el colegio pero, sin embargo, cuando les vamos a buscar les esperamos en tercera fila haciendoles cruzar entre coches...", ha afirmado Mª Ángeles Miranda de la Asociación Nacional de Seguridad Infantil.
Igualmente, Miranda ha señalado que el "colectivo infantil requiere de modelos en cultura autoprotección y de seguridad vial, el 'hoy vale porque es la hora de entrada o salida, o cruzar por zonas no seguras porque se tiene prisa' son incoherencias que ponen en riesgo la seguridad de los hijos y la del resto de niños, incidiendo negativamente en sus primeros pasos como peatones en el presente y en su futuro como conductores cuando sean adultos".