Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los consejeros del CSN han tenido más de un mes para estudiar los informes sobre la planta antes del pleno

Los miembros del pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) han tenido más de un mes para estudiar de forma individual los 167 informes de evaluación sobre la renovación de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) antes de que formalmente comenzaran a estudiarlos de forma colegiada en el pleno de este miércoles, 25 de enero.
Según consta en el acta del pleno del 12 de enero, toda esta información elaborada por técnicos de 16 áreas fue remitida a "todos" los miembros del pleno antes de Navidad, el 20 de diciembre, es decir, que han contado con un mes y cinco días de análisis individualizado.
Con esta información inicial el pleno comenzó este 25 de enero a estudiar e informarse para posteriormente tomar una decisión sobre la solicitud de Nuclenor, el titular de Garoña, de renovar su licencia de explotación hasta 2031, cuando la planta burgalesa llegue a los 60 años de edad.
Inicialmente, el CSN informó este miércoles que la entrega de todo el expediente se había producido, precisamente ese día, es decir, un mes y cinco días más tarde de lo que figura en el acta de la anterior reunión, que los miembros del pleno aprobaron también el 25 de enero.
Según figura en el acta del pleno del 12 de enero, aprobada este día 25, los miembros del pleno disponen de esta información desde el pasado 20 de diciembre, lo que no concuerda con la información difundida por el regulador este miércoles.
En el primer encuentro del pleno de 2017, el director técnico de Seguridad Nuclear y la directora técnica de Protección Radiológica comparecieron ante los consejeros para contestar a sus preguntas sobre distintas cuestiones.
En ese momento, el presidente del CSN, Fernando Martí, preguntó al director técnico de Seguridad Nuclear sobre la situación actual de los trabajos de evaluación relativos a la renovación de la autorización de explotación la planta burgalesa.
En ese punto, el director técnico de Seguridad Nuclear, Antonio Munuera informó "con todo detalle" e indicó que "todos los informes de evaluación propuestas de dictamen técnico fueron entregados a todos los miembros del pleno el pasado 20 de diciembre de 2016", con el objetivo de que los miembros del pleno tengan "suficiente tiempo para su estudio".
Fuentes del CSN han explicado a Europa Press que este hecho forma parte del trámite "normal" por el que antes de que los miembros del pleno comiencen con la fase de información conjunta o colegiada, que efectivamente empezó este miércoles 25 de enero, han tenido ya tiempo para estudiar con calma la documentación de manera individual.
Así, precisan que este miércoles ha comenzado la fase de información del expediente de Garoña de manera colegiada como "punto del orden del día" y que próximamente llegará tras el debate del pleno el punto de toma de decisión.
El material que tendrán que estudiar se compone por 167 informes de evaluación, 20 actas de inspección y 23 actas de reunión que soportan las evaluaciones realizadas en el expediente administrativo que corresponde a la solicitud de renovación de la autorización de explotación de la planta burgalesa, que dejó de producir electricidad en diciembre de 2012, algo más de siete meses antes de que expirase su licencia, el 6 de julio de 2013.
Según ha informado el CSN, para elaborar esta documentación, 16 áreas técnicas han sumado unas 30.000 horas de trabajo para que los consejeros puedan emitir su informe preceptivo --vinculante en caso de ser desfavorable-- al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital (Minetad). Fuentes del CSN estiman que el estudio y análisis de la documentación se prolongará algunas semanas.