Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un conductor de VTC que trabaja para Cabify denuncia presuntos insultos y amenazas de un taxista en Sevilla

"Vamos a acabar con todos vosotros. Vais a acabar todos quemados", figura en la denuncia respecto a las supuestas amenazas
Un conductor de vehículos de transporte concertado (VTC) que trabaja para la empresa de alquiler de coches con chófer Cabify ha denunciado ante la Policía Local de Sevilla presuntos insultos y amenazas por parte de un taxista, según la denuncia, formulada este mismo martes y recogida por Europa Press.
En la denuncia se detalla que el pasado 12 de mayo, este conductor transportaba a tres pasajeros cuando, circulando por la plaza del Cristo de Burgos con dirección a la calle Recaredo y en el momento de detenerse ante un ceda el paso, un taxista comenzó a "increparle", bajando incluso de su taxi e insultando supuestamente a este conductor de VTC y a sus pasajeros, con severas advertencias. "Vamos a acabar con todos vosotros. Vais a acabar todos quemados", figura en la denuncia en cuanto a las presuntas amenazas.
Desde que en septiembre de 2016 Cabify desembarcase en Sevilla capital, dicha empresa y otras de su sector han venido denunciando situaciones de violencia, acoso o coacciones a sus conductores, mientras el sector hispalense del taxi alerta de presuntas situaciones de "intrusismo" protagonizadas por conductores de vehículos de transporte concertado, cuya regulación es diferente a la de los taxis y más restrictiva.
El más grave de los altercados sucedió durante la reciente Feria de Abril, cuando nueve vehículos que prestaban servicios para Cabify desplazados de Madrid a Sevilla con motivo de la Feria resultaron incendiados en un alojamiento rural de Castilblanco de los Arroyos donde descansaban sus conductores, extremo que investiga la Guardia Civil.