Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cargas en Neptuno para desalojar a los manifestantes

Cientos de personas secundan la segunda jornada de protesta en Neptunocuatro.com

Miles de personas han secundado la segunda jornada de protesta en Neptuno

La Delegación del Gobierno cifra en 2.500 las personas congregadas en la zona

Un petardo contra la Policía provoca un nuevo momento de tensión

La protesta del martes acabó con 35 detenidos y 62 heridos

Miles de personas han secundando la segunda jornada de protesta convocada por la coordinadora 25-S en la plaza de Neptuno para pedir cerca del Congreso de los Diputados la dimisión del Ejecutivo y el inicio de un proceso constituyente. Según cifras de la delegación del Gobierno de Madrid 2.500 personas se han congregado en la zona. La protesta ha trascurrido sin apenas incidentes aunque la policía ha tenido que cargar a ñultima hora de la noche para desalojar a los manifestantes.
El grueso de la protesta se concentraba pasadas las 19.00 horas en el inicio de la Carrera de San Jerónimo, en el espacio que hay entre las vallas de seguridad montadas por la Policía para impedir el paso hacia las Cortes y la intersección con la plaza.
Otro grupo de personas, más minoritario que el anterior, se situaba en la zona central de la glorieta, pegados a la fuente de Neptuno. No obstante, el número de congregados en la zona era notablemente menor que el día anterior.
Pegados a las vallas de seguridad, unas 200 personas protagonizaban --controladas por un cordón policial-- desde el inicio de la protesta una sentada simbólica de espaldas al Congreso. Al menos una veintena de furgonetas de los antidisturbios custodiaban una jornada más la calle en la que se ubica la Cámara Baja.
Al igual que este martes, se escuchaban gritos pidiendo la dimisión del Gobierno de Mariano Rajoy y lemas habituales como "detenidos, liberad" y "no tenemos miedo", después de que en la jornada anterior la protesta acabara con varias cargas policiales y enfrentamientos entre los agentes y los manifestantes.
Cargas a última hora para el desalojo
Los Agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) han desalojado a última hora de la noche al reducido grupo de manifestantes congregados en la zona de Neptuno.
Los antidisturbios, que han mantenido un discreto papel vigilante durante la jornada de este miércoles, han comenzado minutos después de las once y media de la noche a tomar posiciones y a iniciar el desalojo de la plaza de Neptuno.
Para ello, los agentes dispararon varias veces sus pistolas reglamentarias con salvas de pólvora, golpeando esporádicamente con la porra a algunos manifestantes al objeto de despejar la calle y restablecer el tráfico. 
2.500 manifestantes
La Delegación del Gobierno de Madrid ha cifrado en 2.500 las personas congregadas en la zona de Neptuno.
El departamento dirigido por Cristina Cifuentes cifró en 6.000 los manifestantes que ayer participaron en la jornada de protestas bajo el lema 'Rodea el Congreso' y que terminó con enfrentamientos entre Policía y manifestantes.
Momento de tensión
Un petardo lanzado contra el cordón policial que impide el acceso en la Carrera de San Jerónimo al Congreso de los Diputados ha provocado un nuevo momento de tensión entre los manifestantes que secundan la segunda jornada de protesta del 25-S en la plaza de Neptuno (Cánovas del Castillo).
Pasadas las nueve de la noche, un grupo reducido de unas personas con estética antisistema se acercó hasta las vallas y el cordón policial para lanzar un petardo, rompiendo así la calma que en ese momento había en la zona.
La gran mayoría de los congregados en Neptuno respondió a esta acción con gritos de "fuera, fuera" y de "infiltrados, infiltrados", llegando a rodear a este reducido grupo, que iban con las caras tapadas y con gorras o capuchas sobre la cabeza, acusándoles de "querer criminalizar" la protesta del 25-S contra la clase política y económica.
Solidaridad con los detenidos y heridos
Según ha explicado Mercedes, miembro de la coordinara 25-S, el objetivo este miércoles es, además de mostrar la solidaridad con los detenidos y heridos en la jornada anterior, dejarle claro al Ejecutivo que no tienen previsto cesar en su intención de llevar su protesta a los alrededores del Congreso.
"El Gobierno no tiene legitimidad, ha incumplido sistemáticamente todo lo que prometió, y no pararemos hasta dar a entender que lo que pedimos es justo", ha señalado Mercedes al tiempo que ha reconocido que espera que no se vuelvan a repetir los sucesos del día anterior.
División entre los políticos
La actuación policial en la manifestación del martes ha provocado división de opiniones entre las diferentes fuezas políticas. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado que la Policía actuó "magníficamente", ya que, según ha añadido, "algunos manifestantes" usaron "demasiada violencia". "Cumplió con su deber", ha exclamado.
Mientras, la oposición ha criticado una excesiva mano dura. Así, desde IU han pedido la dimisión de la Delegada del Gobierno en Madrid por haber “aplicado a una movilización democrática una estrategia antiinsurgencia antidemocrática”.
Por su parte, el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha sido más cauto que otros diputados de su grupo, y se ha contentado con decir que, aunque es consciente de lo difícil que es el trabajo policial en estos casos, el ministro de Interior debe pedirle a la Policía que "busque fórmulas" para evitar "determinado tipo de cosas".