Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Evita sustos en la comidas navideñas: Consejos para los alérgicos

Cocción de mariscocuatro.com

En Navidad, las alergias alimentarias pueden ser las mismas que el resto de año, pero en estas fechas aumenta el riesgo de padecer una reacción, y que ésta sea grave, debido fundamentalmente a las comidas fuera de casa. Los médicos recomiendan extremar las precauciones. Marisco, frutos secos, pescado o algunas frutas son los alimentos que se relacionan con mayor frecuencia con reacciones alérgicas durante estas fechas.

Es muy importante saber que pueden existir "alimentos ocultos", es decir fuentes de alérgenos frente a los cuales se es alérgico y que pueden pasar inadvertidos al estar enmascarados o no contemplados en la etiqueta, sobre todo en los platos preparados, ha informado el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) en un comunicado.
Según los doctores Jesús Jurado-Palomo, Carmen Panizo y Álvaro Moreno, las alergias alimentarias pueden ser las mismas que a lo largo del año, pero en Navidad aumenta el riesgo de padecer una reacción, y que ésta sea grave, debido fundamentalmente a las comidas fuera de casa, por lo cual es importante extremar las precauciones.
Esofagitis eosinofílica, intolerancia al gluten o enfermedad celíaca, intolerancia a la lactosa, alergia a proteínas de leche de vaca, o cualquier otro tipo de alergia alimentaria a otro grupo de alimentos, son algunas de la patologías que se agravan en estas fechas.
Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) siete de cada diez reacciones alérgicas graves ocurren cuando la gente come fuera de casa. Las alergias e intolerancias alimentarias afectan a la vida de muchas personas, provocándoles enfermedades en algunos casos leves, pero en otros potencialmente mortales.
Las personas afectadas desarrollan reacciones adversas de intensidad variable ante la presencia de ciertas sustancias en los alimentos. Algunas reacciones son inmediatas, a los pocos minutos de haber consumido el alimento, mientras que otras reacciones aparecen varias horas después de comer.
En general, los síntomas que aparecen son más evidentes en aquellas partes del cuerpo que han contactado directamente con el alimento, es decir, en el sistema digestivo.
Obligación de informar de la composición de los platos
El pasado 13 de diciembre entró en vigor el reglamento Europeo 1169/2011 por el que bares y establecimientos de hostelería están obligados a informar al consumidor sobre los platos, envasados o no, que contienen alérgenos. Esta nueva reglamentación indica que la información sobre los alérgenos en los alimentos envasados deberá aparecer en la lista de ingredientes, debiendo destacarse mediante un tipo y color de letra diferente.
Los alergólogos del Hospital General 'Nuestra Señora del Prado' de Talavera de la Reina (Toledo) coinciden en que "para nuestros pacientes alérgicos, para nosotros como alergólogos y para las asociaciones de pacientes es un paso muy importante que los establecimientos de hostelería estén obligados a informar de cuál es la composición del alimento y sobre todo que no se pongan en guardia cuando se les pregunta, porque de este información puede depender que se produzca o no reacción grave e incluso mortal".
"El etiquetado de los alimentos es un instrumento para la protección de la salud de los consumidores y vital para los alérgicos ya que les facilita información sobre la naturaleza y características de los productos antes de consumirlos y evitar así una reacción alérgica e incluso un sock anafiláctico".
Los alimentos que están obligados a aparecer en el etiquetado se pueden dividir en 14 grupos: cereales con gluten, huevo, productos lácteos, pescado o productos a base de pescado, moluscos, crustáceos, cacahuete o productos a base de cacahuete, soja, frutos secos con cáscara, granos o semillas de sésamo o productos a base de sésamo, apio, mostaza, altramuces y sulfitos.