Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Varias ciudades acogen concentraciones en repulsa del crimen de Moraña, Pontevedra

Tensión a la salida del juzgado del presunto parricida de Moraña, PontevedraEFE

Varias ciudades gallegas acogerán concentraciones para mostrar su rechazo contra el crimen acaecido en la ciudad pontevedresa de Moraña, donde un padre asesino a sus hijas de cuatro y nueve años para vengarse de su mujer. La 'Marcha Mundial das Mulleres', uno de los colectivos organizadores, asegura que esto es un "crimen machista" perpetrado "en venganza". A Coruña, Santiago, Vigo o Ferrol serán algunas de las grandes ciudades gallegas en las que habá concentración.

Varias localidades gallegas acogerán concentraciones en repulsa del crimen ocurrido en Moraña, Pontevedra, en el que dos niñas de cuatro y nueve años han sido asesinadas, supuestamente por su padre, que ha sido detenido y ya ha ingresado en prisión.
La Marcha Mundial das Mulleres y otros colectivos feministas han convocado las concentraciones de protesta ante lo que consideran un "crimen machista" perpetrado "en venganza" contra una mujer.
En concreto, las concentraciones tendrán lugar a las 20:00 horas en A Coruña, (Obelisco), Vigo, (ante el museo Marco), Santiago (Porta do Camiño), Ferrol (ante el Consistorio), Ourense (ante la Subdelegación del Gobierno) y en Pontevedra (Praza 8 de marzo).
"No sólo las mujeres sufrimos violencia, el machismo mata e hiere también a lo que más queremos, a nuestros hijos, que son víctimas indirectas en demasiadas ocasiones o, víctimas directas, como en este caso", señala la Marcha Mundial das Mulleres.
Crimen de Moraña
La muerte de las dos niñas Amaya, de cuatro años, y Candela, de nueve, se produjo este viernes supuestamente a manos de su padre, que después se autolesionó, aunque recibió el alta hospitalaria pocas horas después.
El presunto parricida, David O.R., de 40 años de edad, estaba separado de la madre de las pequeñas, Rocío V.F., también de 40 años. La pareja tenía la custodia compartida de las pequeñas y el padre tuvo a su cargo a las niñas durante los últimos 15 días y este sábado le tocaba el turno a la madre.