Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cirugía de tórax asistida por vídeo reduce el trauma quirúrgico y el dolor en el tratamiento de cáncer de pulmón

Gracias a la llegada de la cirugía mínimamente invasiva y de la cirugía robótica, un "nutrido" grupo de pacientes con cáncer de pulmón puede beneficiarse de tratamientos mediante cirugía de tórax asistida por vídeo, que reduce de "forma significativa" el trauma quirúrgico y el dolor, según el director del Programa Integrado de Investigación en Oncología de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), Ignacio Muguruza.
Además, el doctor ha añadido que esta intervención se asocia a una menor morbilidad con reducción de las estancias, así como una menor pérdida de sangre, incisiones mas pequeñas, menor compromiso respiratorio y recuperación mas rápida.
Las mejoras en el estudio y optimización preoperatoria de los pacientes, el control del riesgo quirúrgico y los avances en la técnica posibilitan que un grupo más selecto de pacientes se beneficien de la eficacia del tratamiento local mediante cirugía, reduciendo las cifras de morbilidad y mortalidad postoperatorias y mejorando la calidad de vida tras el tratamiento.
En este sentido, el doctor Muguruza ha subrayado que "en el momento actual, la cirugía por sí sola o asociada a otras terapéuticas sigue siendo el procedimiento más eficaz para el tratamiento de la enfermedad con intención curativa".
Además, otro de los avances ha sido la dinámica del diagnóstico, pues esta ha estado progresivamente guiada a su realización en el menor tiempo posible y de forma más precoz, mediante técnicas como la tomografía computerizada de baja radiación como método de cribado en pacientes de alto riesgo.
CIRUGÍA ROBÓTICA
De forma más restringida, la cirugía robótica se está constituyendo en una nueva alternativa en el tratamiento quirúrgico de los pacientes con cáncer de pulmón, pues los estudios iniciales sobre lobectomía robótica publicados hasta la fecha sugieren unos resultados al menos similares a la cirugía video asistida en términos de morbilidad y mortalidad postoperatorias, aunque son necesarios estudios randomizados para corroborar estos resultados.
Las principales ventajas de la cirugía asistida por robot frente a la video asistida podría resumirse en unos movimientos más naturales, utilizando material articulado que reproduce los giros de las manos y dedos del cirujano, eliminación del temblor, mayor precisión al amplificar los movimientos o la monitorización de los procedimientos con imágenes de alta definición magnificadas en tres dimensiones y que maneja el mismo cirujano de forma ergonómica.
Sin embargo, esta técnica robótica también tiene ciertos inconvenientes como un mayor coste, una curva de aprendizaje más compleja, mayor tiempo quirúrgico, necesidad de más orificios de entrada o la imposibilidad de palpación, principalmente, aunque los nuevos avances tecnológicos procurarán eliminar estos contras con soluciones específicas.